JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

¡Con­vert­íos, pues, y vi­vir­éis!

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
10.5.2017 9.25

Juttua muokattu:

1.1. 11:14
2020010111140820170510092500

El pe­ca­do es una cosa mala. Rom­pe el amor. Se­pa­ra el ser hu­ma­no de Dios y del prójimo. Eze­qui­el esc­ri­be: “Apartán­do­se el jus­to de la jus­ti­cia y co­me­tien­do ini­qui­dad, él mo­rirá por el­lo; por la ini­qui­dad que hizo, mo­rirá” (Ez. 18.26).

A pe­sar de que el pro­fe­ta esc­ri­be así, Dios no qui­e­re ven­gar al pe­ca­dor. Dios qui­e­re que el per­di­do vu­el­va a la co­mu­nión con Él. Tie­ne el plan de la sal­va­ción. El Se­ñor ay­u­da.

¿No es rec­to el ca­mi­no del Se­ñor?

El pro­fe­ta Eze­qui­el hab­ía vis­to la in­fi­de­li­dad del pu­eb­lo de Is­ra­el. Desc­ri­be los pe­ca­dos de los is­ra­e­li­tas en el capí­tu­lo 18 de su lib­ro. Los is­ra­e­li­tas hab­ían mezc­la­do ri­tos re­li­gi­o­sos de las na­ci­o­nes cer­ca­nas al cul­to cor­rec­to. Por con­se­cu­en­cia em­pe­za­ron a ado­rar ído­los y una par­te de las of­ren­das sin­ce­ras aca­ba­ron en los ma­nos de mal­hec­ho­res. Eze­qui­el esc­ri­be tam­bién que los usu­re­ros ava­ri­ci­o­sos op­rim­ían a los deu­do­res y que la in­fi­de­li­dad en los mat­ri­mo­ni­os cau­sa­ba an­gus­tia.

Eze­qui­el dice: “¿Qué pens­áis vo­sot­ros, los que en la tier­ra de Is­ra­el us­áis es­te refrán, que dice: ‘Los pad­res co­mie­ron las uvas ag­ri­as, y a los hi­jos les dio den­te­ra’?” (Ez 18.2). Es­ta frase desc­ri­be el efec­to de la mal­dad que va de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

Dios se enojó con su pu­eb­lo. Eze­qui­el anun­cia que Dios cas­ti­gará a su pu­eb­lo y lo pondrá bajo jui­cio: “He aquí que to­das las al­mas son mías: como el al­ma del pad­re, así el al­ma del hijo es mía. El al­ma que pe­que, ésa mo­rirá”. (Ez 18.4) ¿Co­me­te Dios in­jus­ti­cia cu­an­do amo­nes­ta del jui­cio ve­ni­de­ro?

¿Pe­ca­do del in­di­vi­duo o de la co­lec­ti­vi­dad?

An­ti­guo Tes­ta­men­to re­fie­re a me­nu­do a Is­ra­el, al pu­eb­lo de Dios, como a una per­so­na de qui­en Dios exi­ge fi­de­li­dad comp­le­ta. Dios exig­ía que todo el pu­eb­lo fu­e­se fiel y por eso el pe­ca­do de un in­di­vi­duo hizo cul­pab­le a todo el pu­eb­lo. Si el pu­eb­lo de Dios per­mit­ía que ent­re el­los hu­bie­se transg­re­so­res, fue partí­ci­pe de las transg­re­si­o­nes de esos in­di­vi­duos. Eze­qui­el amo­nes­ta no aban­do­nar la vo­lun­tad de Dios. Las con­se­cu­en­ci­as son pe­lig­ro­sas.

La di­fi­cul­tad de re­co­no­cer er­ro­res pro­pi­os

Es difí­cil re­co­no­cer los er­ro­res pro­pi­os o de la co­lec­ti­vi­dad. Muc­has ve­ces po­de­mos pen­sar que no hay nin­gu­na fal­ta en mí o en no­sot­ros.

Re­cu­er­do a una fa­mi­lia que viv­ía en arc­hi­pié­la­go. Una vez en­cont­ra­ron en la playa un ob­je­to va­li­o­so que fue lle­va­do a la oril­la por el mar. Según la ley, ten­ían que anun­ci­ar el hal­laz­go a las au­to­ri­da­des y pa­gar adu­a­na. La fa­mi­lia ten­ía una con­ver­sa­ción amp­lia sob­re el asun­to. Al fin los miemb­ros de fa­mi­lia tu­vie­ron el acu­er­do y de­ci­die­ron ha­cer lo que re­qui­e­re la ley.

De­ci­die­ron ha­cer lo cor­rec­to, pero, lu­e­go tu­vie­ron ot­ro prob­le­ma. La fa­mi­lia qu­er­ía pa­gar la adu­a­na de una for­ma lo más público po­sib­le. Qu­er­ían most­rar que son bu­e­na gen­te. Una fa­mi­lia pob­re ven­ció la ten­ta­ción de ro­bar pero al mis­mo tiem­po ca­ye­ron en el pe­ca­do de la so­ber­bia es­pi­ri­tu­al.

Cada uno de no­sot­ros ha ex­pe­ri­men­ta­do que los se­res hu­ma­nos com­pi­ten ent­re el­los, son ava­ri­ci­o­sos, en­vi­di­o­sos y so­ber­bi­os.

La­men­tab­le­men­te es tam­bién muy común most­rar nu­est­ra de­vo­ción pero lo de re­co­no­cer los er­ro­res pro­pi­os es muy difí­cil, has­ta im­po­sib­le. Cu­an­do dis­pu­ta­mos ve­mos muc­has ve­ces so­la­men­te las fal­tas de ot­ra per­so­na.

El tex­to del lib­ro de Eze­qui­el nos hace mi­rar a nu­est­ra vida ref­le­ja­do por el es­pe­jo de la pa­lab­ra de Dios. La con­cien­cia que está uni­da a la pa­lab­ra de Dios re­ve­la las co­sas que uno mis­mo no re­co­no­ce o que qu­er­r­ía ocul­tar o ig­no­rar.

Os daré un co­razón nu­e­vo

Dios pu­e­de dar el de­seo de vol­ver. Él da el po­der para ar­re­pen­ti­mien­to. Según el jui­cio hu­ma­no es cor­rec­to dar un cas­ti­go a una per­so­na que ha co­me­ti­do un pe­ca­do grave, pero, Dios no qui­e­re mu­er­te o cas­ti­go a na­die. El Se­ñor tie­ne el plan de la sal­va­ción: “¡Con­vert­íos, vol­ved!” En el ar­re­pen­ti­mien­to uno pu­e­de ec­har de sí mis­mo lo de ne­gar a Dios, la vida pa­sa­da y to­dos los pe­ca­dos. El perdón de los pe­ca­dos, en el nomb­re y sang­re de Jesús, da nu­e­va vida. Da al co­razón un espí­ri­tu nu­e­vo.

El ser hu­ma­no no pu­e­de dar a sí mis­mo espí­ri­tu nu­e­vo y co­razón nu­e­vo. Dios pu­e­de lim­pi­ar: ”Os daré un co­razón nu­e­vo y pondré un espí­ri­tu nu­e­vo dent­ro de vo­sot­ros. Qui­taré de vo­sot­ros el co­razón de pied­ra y os daré un co­razón de car­ne.” (Ez 36.26)

El Dios de Eze­qui­el tie­ne las ca­rac­terís­ti­cas del pad­re del hijo pródigo: tie­ne mi­se­ri­cor­dia. El evan­ge­lio del rei­no de Dios ay­u­da a una per­so­na a ar­re­pen­tir­se y a con­ver­tir­se. El evan­ge­lio le da el espí­ri­tu del hijo.

Tex­to: Juho Kop­pe­roi­nen

Pub­li­ca­ción: Sii­o­nin Lä­he­tys­leh­ti 1/2016

Tra­duc­ción: A. V.

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 10.5.2017

4.8.2020

Kar­me­lin­vuo­rel­la Elia kään­tyi kan­san puo­leen ja sa­noi: "Kuin­ka kau­an te hor­jut­te puo­lel­ta toi­sel­le? Jos Her­ra on Ju­ma­la, seu­rat­kaa hän­tä, jos taas Baal, seu­rat­kaa sit­ten hän­tä!" 1 Kun. 18:21

Viikon kysymys