JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

El Espí­ri­tu San­to nos guía al cie­lo

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
26.9.2018 15.45

Juttua muokattu:

31.12. 09:28
2019123109282220180926154500

Jesús ha as­cen­di­do al cie­lo, pero aún tra­ba­ja en el mun­do. Su tra­ba­jo con­tin­úa como el tra­ba­jo del Espí­ri­tu San­to en su cong­re­ga­ción.

El Espí­ri­tu San­to es ne­ce­sa­rio para la sal­va­ción del homb­re.

El re­for­ma­dor Martín Lu­te­ro ha dic­ho lo si­gui­en­te sob­re es­te asun­to: “Creo que ni por mi pro­pia razón, ni por mis pro­pi­as fu­er­zas soy ca­paz de creer en Je­suc­ris­to, mi Se­ñor, o ve­nir a Él; sino que el Espí­ri­tu San­to me ha lla­ma­do me­di­an­te el Evan­ge­lio, me ha ilu­mi­na­do con sus do­nes, y me ha san­ti­fi­ca­do y con­ser­va­do en la ver­da­de­ra fe.”

Cada per­so­na si­gue cor­rom­pi­da por el pe­ca­do ori­gi­nal. Por eso un homb­re no pu­e­de creer con su pro­pia fu­er­za ni con su pro­pia razón.

Sin el Espí­ri­tu San­to un homb­re vive como el hijo del ene­mi­go de las al­mas y no sabe ext­ra­ñar a Dios y a su paz.

Solo el Espí­ri­tu San­to pu­e­de des­per­tar la con­cien­cia, crear fe en el co­razón y gu­ar­dar­nos como un hijo de Cris­to.

Dios qui­e­re a cada per­so­na. Por el Espí­ri­tu San­to Él aún llama a aqu­el que está per­di­do al inc­re­du­li­dad a vol­ver a su rei­no.

El Espí­ri­tu San­to ay­u­da a uno a ar­re­pen­tir­se de sus pe­ca­dos por el ar­re­pen­ti­mien­to al rei­no de Dios. Dios re­ga­la al crey­en­te el gozo, paz y li­ber­tad. El último día Él le­van­tará a to­dos los mu­er­tos y dará a los que han mu­er­to como crey­en­tes la vida eter­na.

El Espí­ri­tu San­to es uno de los tres per­so­na­jes de Dios de la san­ta tri­ni­dad. Dios se pre­sen­ta al homb­re como Pad­re, Hijo y Espí­ri­tu San­to.

El credo de Ata­na­sio exp­li­ca la San­ta Tri­ni­dad de Dios así: “El Pad­re es Dios, el Hijo es Dios, el Espí­ri­tu San­to es Dios. Y sin em­bar­go, no son tres Di­o­ses, sino un solo Dios. Así tam­bién, Se­ñor es el Pad­re, Se­ñor es el Hijo, Se­ñor es el Espí­ri­tu San­to. Y sin em­bar­go, no son tres Se­ño­res, sino un solo Se­ñor.”

Lo más im­por­tan­te en la vida es vi­vir de la fe, re­ga­la­da por el Espí­ri­tu San­to, y del perdón de los pe­ca­dos.

En las di­fi­cul­ta­des de la vida y ten­ta­ci­o­nes del pe­ca­do, el Espí­ri­tu San­to con­su­e­la, for­ta­le­ce, y alien­ta a te­ner con­fi­an­za en Dios, su pa­lab­ra y el po­der del perdón del pe­ca­do.

Tex­to: Pek­ka Ait­ta­kum­pu

Tra­duc­ción: P.H.

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 22.8.2018

3.12.2020

Her­ra, sinä olet lau­pi­as, muis­ta mi­nua, osoi­ta iki­ai­kais­ta hy­vyyt­tä­si. Älä muis­ta nuo­ruu­te­ni syn­te­jä, älä pa­ho­ja te­ko­ja­ni! Sinä, joka olet us­kol­li­nen ja hyvä, älä unoh­da mi­nua! Ps. 25:6–7

Viikon kysymys