JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

La co­mu­nión de los cris­ti­a­nos se for­ta­le­ce sir­vien­do a ot­ros

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
5.4.2019 15.32

Juttua muokattu:

23.12. 02:44
2019122302442820190405153200

El con­se­jo de Após­tol Ped­ro es muy ac­tu­al en es­te tiem­po de egoís­mo y ent­re­te­ni­mien­to.

Cu­an­do Pab­lo esc­ri­be a la cong­re­ga­ción de Co­rin­to en Gre­cia, él hab­la de la cong­re­ga­ción de Dios y le llama ”el cu­er­po de Cris­to”.

“Vo­sot­ros, pues, sois el cu­er­po de Cris­to, y miemb­ros cada uno en par­ti­cu­lar.”

(1 Co­rin­ti­os 12:27).

Pab­lo re­cu­er­da que to­dos los que han re­ci­bi­do la gra­cia del ar­re­pen­ti­mien­to son hi­jos de Dios aun­que sea esc­la­vo o lib­re, jud­ío o grie­go.

Fue ne­ce­sa­rio esc­ri­bir­lo por­que muc­ha gen­te se hab­ía mu­da­do a Co­rin­to des­de di­fe­ren­tes cul­tu­ras y na­ci­o­na­li­da­des.

Del uno y mis­mo espí­ri­tu

La cong­re­ga­ción de Dios es gozo pero al mis­mo tiem­po está luc­han­do. La luc­ha ter­mi­nará a la se­gun­da lle­ga­da de Cris­to. Has­ta en­ton­ces el ene­mi­go de las al­mas in­ten­ta­ra rom­per el amor fra­ter­nal y mu­tua de los hi­jos de Dios, el amor del Espí­ri­tu San­to. El ene­mi­go está of­re­cien­do a la cris­ti­a­nis­mo re­no­va­ci­o­nes y fun­da­men­tos la­xos.

Pab­lo esc­ri­bió que los hi­jos de Dios en Co­rin­to son miemb­ros del cu­er­po de Cris­to por­que él qu­er­r­ía ha­cer re­cor­dar un asun­to im­por­tan­te. Qu­er­ía que los des­ti­na­ta­ri­os de la car­ta re­cor­da­ran cual es la im­por­tan­cia de te­ner, por la fe, la co­mu­nión del Espí­ri­tu con Cris­to y su cong­re­ga­ción.

”Por­que por un solo Espí­ri­tu fui­mos to­dos bau­ti­za­dos en un cu­er­po, sean jud­íos o grie­gos, sean esc­la­vos o lib­res; y a to­dos se nos dio a be­ber de un mis­mo Espí­ri­tu” (1 Co­rin­ti­os. 12:13).

La fe da la vo­lun­tad de ser­vir

Cada hijo de Dios tie­ne su pu­es­to y mi­sión como el miemb­ro del cu­er­po de Cris­to en su pro­pia cong­re­ga­ción y en el tra­ba­jo del rei­no de Dios en ge­ne­ral.

La car­ta a los Co­rin­ti­os dice: “Aho­ra bien, hay di­ver­si­dad de do­nes, pero el Espí­ri­tu es el mis­mo. Y hay di­ver­si­dad de mi­nis­te­ri­os, pero el Se­ñor es el mis­mo.” (1 Co­rin­ti­os 12:4–5).

Es­tos do­nes son tan­to tem­po­ra­les como es­pi­ri­tu­a­les. “Pero a cada uno le es dada la ma­ni­fes­ta­ción del Espí­ri­tu para pro­vec­ho” (1 Co­rin­ti­os 12:7).

La fe viva da la vo­lun­tad de ser­vir. Además hace na­cer el amor hac­ía toda la gen­te y llama del ca­mi­no de inc­re­du­li­dad al ar­re­pen­ti­mien­to. Ex­hor­ta a los que han per­di­do su fe a reg­re­sar a la casa del Pad­re.

Man­da­mien­to de mi­sión es para to­dos

Jesús mis­mo en­se­ña: “Id por todo el mun­do y pre­di­cad el evan­ge­lio a toda cri­a­tu­ra” (Mar­cos 16:15).

El tra­ba­jo del rei­no de Dios, en la cong­re­ga­ción del pac­to nu­e­vo, se basa en es­te man­da­mien­to de mi­sión. Cada miemb­ro del cu­er­po de Cris­to se ha pu­es­to a es­te tra­ba­jo. Es im­po­sib­le lle­var es­te tra­ba­jo según la vo­lun­tad Dios sin cui­dar de su pro­pia fe.

En el ca­te­cis­mo se dec­la­ra así: ”El tra­ba­jo de Cris­to en el mun­do con­ti­nua en su cong­re­ga­ción en el tra­ba­jo de Espí­ri­tu San­to. En la cong­re­ga­ción de Cris­to no­sot­ros es­ta­mos en la co­mu­nión viva con el Cris­to y con los ot­ros cris­ti­a­nos. Por eso la Bib­lia llama la cong­re­ga­ción como cu­er­po de Cris­to” (Ca­te­cis­mo fin­landés del año 1948).

El ser­vir edi­fi­ca la fe y la cong­re­ga­ción

Cada cris­ti­a­no se ha pu­es­to “ a fin de per­fec­ci­o­nar a los san­tos para la ob­ra del mi­nis­te­rio, para la edi­fi­ca­ción del cu­er­po de Cris­to” (Efe­si­os 4:12).

Cada ta­rea de ser­vir es va­li­o­sa e im­por­tan­te. Me re­cu­er­do a un an­ci­a­no con que nos en­cont­ra­mos hace un rato. El an­ci­a­no dijo que ora al Pad­re Ce­les­ti­al que ben­di­je­ra a su rei­no y que los mi­nist­ros tu­vie­ran fu­er­za a per­ma­ne­cer sob­re la gra­cia y ver­dad por­que hoy en día se dest­ro­za la pa­lab­ra de Dios. Él ya no pod­ía usar sus ma­nos para el tra­ba­jo conc­re­to del Rei­no de Dios pero sí que pod­ía usar las ma­nos para orar.

El tra­ba­jo del rei­no de Dios gu­ar­da

El tra­ba­jo del rei­no de Dios siemp­re lleva con­si­go la pro­tec­ción que for­ta­le­ce el vínculo del amor mu­tuo.

Eso es im­por­tan­te por­que la ma­ne­ra más baja del ene­mi­go de las al­mas es pri­va­ti­zar la vida en fe y re­du­cir la in­te­rac­ción de los hi­jos de Dios ent­re el­los.

El con­se­jo de Após­tol Ped­ro es muy ac­tu­al en es­te tiem­po de egoís­mo y ent­re­te­ni­mien­to:

”Vo­sot­ros tam­bién, po­nien­do toda di­li­gen­cia por es­to mis­mo, aña­did a vu­est­ra fe vir­tud; a la vir­tud, co­no­ci­mien­to; al co­no­ci­mien­to, do­mi­nio pro­pio; al do­mi­nio pro­pio, pa­cien­cia; a la pa­cien­cia, pie­dad; a la pie­dad, afec­to fra­ter­nal; y al afec­to fra­ter­nal, amor.” (2 Ped­ro 1:5–7)

Hace déca­das atrás un mi­nist­ro fin­landés dec­laró así en su sermón: ”En to­dos los tiem­pos los hi­jos de Dios, ilu­mi­na­dos por el Espí­ri­tu, han en­ten­di­do que ya aquí en el tiem­po de la gra­cia, se jun­tan a los que serán sal­va­dos al rei­no de la gra­cia, que está fun­da­do por Cris­to. Los que son lim­pi­a­dos y la­va­dos con la sang­re va­li­o­sa de la re­den­ción, vi­ven aquí en la casa del Pad­re.”

Au­tor: Ta­pa­ni Kir­si­lä

El tex­to fue pub­li­ca­do pri­me­ro en Sii­o­nin Lä­he­tys­leh­ti 9/2018

Tra­duc­tor: TT

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä kie­li­liit­tees­sä tam­mi­kuus­sa 2019

11.8.2020

Joka heik­koa sor­taa, her­jaa hä­nen Luo­jaan­sa, joka Luo­jaa kun­ni­oit­taa, ar­mah­taa köy­hää. Sa­nanl. 14:31

Viikon kysymys