JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

La Fe vie­ne del oír

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
24.11.2015 12.00

Juttua muokattu:

1.1. 23:21
2020010123214120151124120000

Muc­hos miemb­ros del pu­eb­lo de Is­ra­el es­cuc­ha­ron las en­se­ñan­zas de Jesús, pero no ac­tu­a­ron con­for­me a el­las. En el­los se hizo cier­ta la pro­fec­ía del pro­fe­ta, cu­an­do dijo “con los oí­dos oy­en pe­sa­da­men­te, y han cer­ra­do sus ojos; para que no vean con los ojos, y oi­gan con los oí­dos, y con el co­razón en­tien­dan, y se con­vier­tan” (Ma­teo 13:15). La pa­lab­ra que no es­cuc­ha­ron no les llego al co­razón. Es­cuc­har la bu­e­na nu­e­va no fue de pro­vec­ho para el­los, ya que no la crey­e­ron (Heb­re­os 4:2)

La sup­li­ca “Hab­la Se­ñor, tu sier­vo es­cuc­ha” es im­por­tan­te para los in­vi­ta­dos del ser­vi­cio. Tam­bién es im­por­tan­te para los hi­jos de Dios y los que aún están bus­can­do el Rei­no de Dios y su mi­se­ri­cor­dia. Dios es qui­en ab­re los oí­dos – los oí­dos del co­razón – para es­cuc­har y en­ten­der (Sal­mos 40:7).

La Fe es la ob­ra de Dios

Dios des­pier­ta al incré­du­lo para es­cuc­har Su pa­lab­ra en muc­has for­mas di­fe­ren­tes. Pu­e­de ser por me­dio de ex­pe­rien­ci­as de pérdida o éxito, la en­fer­me­dad pro­pia o de algún ser qu­e­ri­do, la mu­er­te de al­gui­en a qui­en ama­mos. Tam­bién el ejemp­lo y for­ma de vi­vir de algún crey­en­te pu­e­de cau­sar a la per­so­na a de­te­ner­se y exa­mi­nar su pro­pia vida con la pers­pec­ti­va de la eter­ni­dad. Cu­al­qui­e­ra que sea la ma­ne­ra usa­da por Dios de des­per­tar al incré­du­lo. Siemp­re le lle­va­ra a pau­sar en y a través de Su pa­lab­ra. Cu­an­do la con­cien­cia de Mar­tin Lu­te­ro fue des­per­ta­da, él se ent­ris­te­ció por cau­sa de sus pe­ca­dos. “Por mi cul­pa, por mi cul­pa, por mi gran cul­pa” se la­men­ta­ba. En­ton­ces, se hizo la pre­gun­ta más im­por­tan­te: Don­de pu­e­do en­cont­rar al Dios mi­se­ri­cor­di­o­so; Cómo pu­e­do ser un hijo de Dios?

Lu­te­ro en­señó: “Creo que ni por mi pro­pia razón, ni por mis pro­pi­as fu­er­zas soy ca­paz de creer en Je­suc­ris­to, mi Se­ñor, o ve­nir a Él; sino que el Espí­ri­tu San­to me ha lla­ma­do por me­dio del Evan­ge­lio, me ha ilu­mi­na­do con sus do­nes, y me ha san­ti­fi­ca­do y con­ser­va­do en la ver­da­de­ra fe, del mis­mo modo como El llama, cong­re­ga, ilu­mi­na y san­ti­fi­ca a toda la cris­ti­an­dad de la tier­ra, y la con­ser­va uni­da a Je­suc­ris­to en la ver­da­de­ra y única fe” (Ca­te­cis­mo, Exp­li­ca­ción del artí­cu­lo ter­ce­ro del Credo)

El Espí­ri­tu San­to tie­ne una cong­re­ga­ción en es­ta tier­ra. Así como Lu­te­ro dijo, “Que es la mad­re, pues el­la en­gend­ra y man­tie­ne a todo cris­ti­a­no me­di­an­te la pa­lab­ra de Dios” (Ca­te­cis­mo Ma­yor)

Jesús dejó el po­der del perdón de los pe­ca­dos a Sus discí­pu­los. La ab­so­lu­ción es la voz ver­da­de­ra del evan­ge­lio. Que con­su­e­la y tran­qui­li­za la con­cien­cia. “la fe vie­ne del oír” dijo Pab­lo. Jesús dijo: “El que a vo­sot­ros oye, a mí me oye.”

El evan­ge­lio vivo y que da vida está pre­sen­te en la cong­re­ga­ción de Dios me­di­an­te el Espí­ri­tu San­to. Dios da vida a Sus hi­jos por me­dio del Espí­ri­tu San­to. Por lo tan­to, es im­por­tan­te en­cont­rar a crey­en­tes, que como miemb­ros del Rei­no de Dios, ad­mi­nist­ran la ofi­ci­na del Espí­ri­tu San­to: Que li­be­ran a las per­so­nas de las ata­du­ras del pe­ca­do a través del evan­ge­lio.

Lu­te­ro en­se­ña en su lib­ro de ho­mil­ías: “Por lo tan­to, la fe no vie­ne o se qu­e­da, sal­vo por el oír, y sale a través de la pre­di­ca­ción del evan­ge­lio: por lo tan­to es ca­paz de co­men­zar, cre­cer y ser más fu­er­te.”

Solo por Gra­cia, por el mérito de Cris­to

La fe es un re­ga­lo de Dios. Cada per­so­na es traí­da a es­te mun­do como du­e­ña de es­te re­ga­lo. Para la per­so­na que ha per­di­do su fe en la in­fan­cia, Dios la ent­re­ga como re­ga­lo a través del evan­ge­lio que El mis­mo proc­la­ma por el Espí­ri­tu San­to en Su Rei­no. Solo por fe, so­mos acep­tab­les de­lan­te de Dios.

El ob­je­to de la fe es Je­suc­ris­to. Que ha hec­ho Cris­to? Que ha ga­na­do? Es­ta pre­gun­ta es con­tes­ta­da por la ver­dad del evan­ge­lio: El re­di­mió al homb­re del pe­ca­do, del po­der del di­ab­lo y de la mu­er­te eter­na. Cu­an­do te­ne­mos a Cris­to por fe, te­ne­mos hon­ra­dez y vida.

Vale la pena pre­ser­var y nut­rir el re­ga­lo de la fe. Es­to re­qui­e­re to­das las her­ra­mien­tas de la Gra­cia de Dios. Cris­to for­ta­le­ce nu­est­ra fe e inc­re­men­ta nu­est­ra es­pe­ran­za me­di­an­te el sac­ra­men­to de la co­mu­nión – El pan y el vino. Es bu­e­no hab­lar a nu­est­ro Pad­re Ce­les­ti­al en ora­ción acer­ca de co­sas en nu­est­ra men­te y ag­ra­de­cer­le por sus re­ga­los y ay­u­da. Los miemb­ros de la fa­mi­lia de Dios son alen­ta­dos cu­an­do se reú­nen con en los ser­vi­ci­os de hab­lar acer­ca del ca­mi­no de la fe con los ami­gos y los demás crey­en­tes. La cong­re­ga­ción de Dios tam­bién tie­ne el re­ga­lo de la con­fe­sión: un hijo de Dios per­do­na­do, tie­ne el de­rec­ho y la po­si­bi­li­dad de hab­lar con un con­fe­sor – pad­re o mad­re – acer­ca de las car­gas que ago­bi­an la men­te y tam­bién de es­cuc­har el dul­ce men­sa­je del perdón de los pe­ca­dos.

La pa­lab­ra de Dios – Es­cuc­ha­da y leí­da – es esen­ci­al para el cui­da­do de nu­est­ra vida de fe. El após­tol Pab­lo nos inst­ru­ye a leer la Esc­ri­tu­ras, re­cordán­do­nos que “Toda la esc­ri­tu­ra es ins­pi­ra­da por Dios, y útil para en­se­ñar, para re­darg­üir, para cor­re­gir, para inst­ruir en jus­ti­cia, a fin de que el homb­re de Dios sea per­fec­to, en­te­ra­men­te pre­pa­ra­do para toda bu­e­na ob­ra” (2 Tim 3:16–17). Pab­lo ani­ma a Ti­mo­teo: “Pero per­sis­te tú en lo que has ap­ren­di­do y te per­su­a­dis­te, sa­bien­do de qui­en has ap­ren­di­do; y que des­de la ni­ñez has sa­bi­do las Sag­ra­das Esc­ri­tu­ras, las cu­a­les te pu­e­den ha­cer sa­bio para la sal­va­ción por la fe que es en Cris­to Jesús” (2 Tim 14–15).

So­mos inst­rui­dos a es­cuc­har la pa­lab­ra de Dios en el ter­cer man­da­mien­to, por ejemp­lo, así como Lu­te­ro exp­li­co: “De­be­mos te­mer y amar a Dios que no po­de­mos desp­re­ci­ar la pre­di­ca­ción y Su Pa­lab­ra, sino man­te­ner­la sag­ra­do, y con muc­ho gus­to es­cuc­har y ap­ren­der”. Es­tu­di­an­do y es­cuc­han­do la pa­lab­ra es la me­jor ado­ra­ción y la me­jor ma­ne­ra de pa­sar el día San­to.

La fe es un asun­to del co­razón y per­so­nal. Es por eso que es im­por­tan­te el vi­gi­lar nu­est­ra fe y es­cuc­har la pa­lab­ra de Dios. Te­ne­mos ra­zo­nes de orar a Dios y pe­dir­le que pre­ser­ve en nu­est­ros co­ra­zo­nes el de­seo de ap­ren­der y es­cuc­har la pa­lab­ra de Dios. Es muy pe­lig­ro­so si nos can­sa­mos de su pa­lab­ra. El após­tol nos ad­vier­te de es­to, usan­do como ejemp­lo a cier­tos miemb­ros de la cong­re­ga­ción de los Heb­re­os; “no de­jan­do de cong­re­gar­nos, como al­gu­nos tie­nen por cos­tumb­re, sino ex­hortán­do­nos; y tan­to más, cu­an­to veis que aqu­el día se acer­ca” (Heb­re­os 10:25).

Obe­dien­cia de la fe

Dios le ha dado a cada uno de sus hi­jos un ma­est­ro, El Espí­ri­tu San­to. El guía al hijo de Dios en sus ca­mi­nos. Así como el Espí­ri­tu de Dios nos lleva por el ca­mi­no est­rec­ho ha­cia nu­est­ro des­ti­no. Tam­bién nos en­se­ña a de­jar el pe­ca­do y nos guía a las fu­en­tes de gra­cia. En la cong­re­ga­ción de Dios jun­ta a los hi­jos de Dios en una fa­mi­lia con la­zos de amor. El Espí­ri­tu de Dios nos en­se­ña a apo­yar el uno al ot­ro con la pa­lab­ra de Dios en nu­est­ro ca­mi­nar. Es­te ma­est­ro es­pe­ra que los hi­jos de Dios ten­gan la men­te de un niño y un co­razón obe­dien­te. Pe­di­mos a Dios ser pro­te­gi­dos en el re­ba­ño del Buen Pas­tor para que po­da­mos al­can­zar el ob­je­ti­vo de nu­est­ra fe – la sal­va­ción de nu­est­ra al­ma.

Dios ben­di­ce al hijo obe­dien­te. Que to­dos ten­ga­mos la pe­ti­ción que el jo­ven Sa­mu­el tuvo: “Hab­la [Se­ñor]; por­que tu sier­vo oye” (1 Sa­mu­el 3:10).

Tex­to: Ai­mo Hau­ta­mä­ki

Tra­duc­ción: MM

Re­cur­sos: Tu­le­vai­suu­teen ja toi­voon, Vuo­si­kir­ja 2000

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä kie­li­liit­tees­sä 24.11.2015.

5.7.2020

Jee­sus sa­noo: "Mene, älä­kä enää tee syn­tiä." Joh. 8:11

Viikon kysymys