JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

La gra­cia en­se­ña a de­jar el pe­ca­do

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
24.5.2016 13.00

Juttua muokattu:

1.1. 23:32
2020010123321820160524130000

El pe­ca­do es todo lo que apar­ta al homb­re de Dios – es de­cir, cu­al­qui­er cosa que pon­ga en pe­lig­ro la fe viva. El cu­en­to de la caí­da al pe­ca­do ya en­se­ña que el pe­ca­do no pa­re­ce siemp­re mal. Se nos at­rae, nos en­can­ta y nos en­ga­ña. Has­ta las co­sas que pa­re­cen bu­e­nas o ra­zo­nab­les pu­e­de lle­var por mal ca­mi­no. La gra­cia sana de Dios acon­se­ja a rec­ha­zar la im­pie­dad y los de­se­os mun­da­nos (Tit 2: 11–12).

Pab­lo nos re­cordó que la gra­cia de Dios en­se­ña a es­pe­rar a que “cump­lie­se la es­pe­ran­za bie­na­ven­tu­ra­da y que apa­re­cie­se nu­est­ro glo­ri­o­so Sal­va­dor Je­suc­ris­to.” (Tit 2:13). El Evan­ge­lio de la gra­cia tam­bién nos lim­pia de los pen­sa­mien­tos que vie­nen del mun­do. El ob­je­ti­vo, la glo­ria del cie­lo, qu­e­da claro.

La gra­cia tam­bién en­se­ña el pe­ca­dor

To­dos al­gu­na vez he­mos sido el la fe de los ni­ños, sin em­bar­go al­gu­nos han per­di­do la fe en­ga­ña­dos por el ene­mi­go de las al­mas. Según La Bib­lia, Dios at­rae a las per­so­nas por su bon­dad (Ro 2:4). Una per­so­na incré­du­la pu­e­de sen­tir a Dios hab­lar en la na­tu­ra­le­za, en el des­ti­no de su vida, o en su con­cien­cia, ent­re ot­ros. A pe­sar de todo es­to, no la lle­varán a la paz y a la sal­va­ción, a me­nos que en­cu­ent­re el rei­no y la fe viva de Dios.

Nos han ent­re­ga­do la res­pon­sa­bi­li­dad de que so­mos una car­ta esc­ri­ta por Cris­to en el mun­do (2 Co 3:3). No se­a­mos in­di­fe­ren­tes a cómo ma­ne­ja­mos es­te pa­pel. El amor de Cris­to y su ejemp­lo nos ob­li­ga a acer­car­nos a la gen­te incré­du­la des­de aba­jo, con amor. La con­cien­cia de inc­lu­so gen­te hos­til se des­pier­ta cu­an­do se re­ci­be como re­ga­lo de los crey­en­tes la sen­sa­ción del amor de Dios.

Pero por ot­ro lado la pers­pec­ti­va de amar a los incré­du­los es po­sib­le ser ma­lin­terp­re­ta­do. En muc­has re­li­gi­o­nes se han ol­vi­da­do la ver­dad que vive mano a mano con la gra­cia (Jn 1:14; Tit 1:2). No será que el amor nos ob­li­ga a ad­ver­tir a nu­est­ros próji­mos sob­re los pe­lig­ros de la vida en cont­ra de la vo­lun­tad de Dios? El trato ap­ro­pi­a­do con una per­so­na incré­du­la no sig­ni­fi­ca que acep­te­mos su es­ti­lo de vida in­cor­rec­ta o su fal­sa doct­ri­na. El amor ver­da­de­ro es que tra­ta­mos de en­cont­rar ese tipo de pa­lab­ras y ma­ne­ras de tra­tar que le gu­ían a de­jar el pe­ca­do y la inc­re­du­li­dad.

El men­sa­je del rei­no de Dios nun­ca vale para to­dos, pero aún hay gen­te con la con­cien­cia ani­ma­da. Po­de­mos hab­lar lib­re­men­te acer­ca de las co­sas como las sen­ti­mos y cree­mos. (Ro 1:16; 1 P 3:15)

La jus­ti­cia por la gra­cia de Dios

Se sien­te li­ge­ro cu­an­do re­cor­da­mos que so­mos acep­tab­les para Dios sólo por la gra­cia. No se ab­re el ca­mi­no al cie­lo por nu­est­ros pro­pi­os hec­hos. Ha­cer jus­ti­cia sig­ni­fi­ca que el pe­ca­dor re­ci­be por la fe, la ab­so­lu­ción por la gra­cia de Dios, al­go que él no se me­re­ce (Ro 3: 23–26). Nu­est­ro jui­cio suf­rió nu­est­ro mártir Jesús, qui­en se pre­sentó en la tier­ra para po­der ser­vir a los demás y para dar su vida por to­dos los homb­res.

Cris­to re­di­mió de las ata­du­ras del pe­ca­do a los hi­jos de Dios. Sin em­bar­go, esa li­ber­tad no es una li­ber­tad para pe­car. Cu­an­do el após­tol Pab­lo proc­lamó la gra­cia de Dios, él tam­bién re­cordó que el crey­en­te no qui­e­re vi­vir en pe­ca­do (Ro 5:20–6:2). Débi­les como so­mos, si va­mos a caer, pero en­ton­ces qu­e­re­mos ar­re­pen­tir­nos. Po­de­mos re­cor­dar las pa­lab­ras del Se­ñor a los Após­to­les: “Con­for­me­se con mi gra­cia, por­que mi po­der se mu­est­ra ple­na­men­te en los débi­les” (2 Co. 12: 9).

Tex­to: Ila­ri Kin­nu­nen

Pub­li­ca­ción: Ajan­koh­tais­ta 2010, Eri­lai­si­na mut­ta sa­ma­nar­voi­si­na

Tra­duc­ción: HH

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 11.5.2016

8.7.2020

Et­kö ym­mär­rä, et­tä Ju­ma­lan hy­vyys joh­taa si­nut kään­ty­mi­seen? Room. 2:4

Viikon kysymys