JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

No juz­gu­éis - te­ned pie­dad

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
10.5.2017 9.29

Juttua muokattu:

1.1. 11:14
2020010111140820170510092900

Po­cas per­so­nas pien­san que juz­gan a los demás. Sin em­bar­go, no­sot­ros como se­res hu­ma­nos te­ne­mos una ten­den­cia a ha­cer eva­lu­a­ci­o­nes, como unos jui­ci­os de ot­ras per­so­nas, sin pen­sar muc­ho.

Jesús nos ab­re los ojos para des­cub­rir que no siemp­re nu­est­ras pre­sun­ci­o­nes sob­re los demás son ver­da­de­ros. A me­nu­do, tam­bién ol­vi­da­mos que no­sot­ros mis­mos es­ta­mos en el mis­mo bar­co. Tal vez en ret­ros­pec­ti­va, nos da­mos cu­en­ta de que, en al­gu­nas cir­cuns­tan­ci­as, he­mos ac­tu­a­do del mis­mo modo imp­ru­den­te que aqu­el­la per­so­na a la que cri­ti­ca­mos.

Es bu­e­no que Jesús nie­gue con­de­nar a ot­ras per­so­nas. A ve­ces la gen­te se sien­te que los crey­en­tes juz­gan aqu­el­los que creen y vi­ven de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Es cier­to que no po­de­mos acep­tar ta­les elec­ci­o­nes o es­ti­los de vida que son in­com­pa­tib­les con la pa­lab­ra de Dios y con la en­se­ñan­za del Espí­ri­tu San­to.

No obs­tan­te, no­sot­ros y los demás de­ber­ía­mos ser ca­pa­ces de con­ver­sar de las di­fe­ren­tes comp­ren­si­o­nes de ma­ne­ra const­ruc­ti­va. Las dis­pu­tas, las vi­tu­pe­ra­ci­o­nes y el em­pi­na­mien­to in­ne­ce­sa­rio no ay­u­dan para nada. Hay que acep­tar el hec­ho de que todo el mun­do tie­ne de­rec­ho a vi­vir en el ca­mi­no ele­gi­do, pero sin rom­per la ley o haga daño a na­die.

El ar­re­pen­ti­mien­to ab­re a ver la ver­dad

Si al­gui­en vive una vida cont­ra­ria a la vo­lun­tad de Dios, po­de­mos pen­sar que lo hará sin sa­ber­lo, en la inc­re­du­li­dad (1 Tim. 1:13). Si una bu­e­na co­ne­xión de dis­cu­sión sur­ge, po­de­mos se­re­na­men­te plan­te­ar pers­pec­ti­vas que ay­u­dan a en­ter­der la fe. Sin em­bar­go, sólo el ar­re­pen­ti­mien­to y la fe inf­lu­en­ci­an que la di­si­den­cia ve la ver­dad, como le pasó a Sau­lo.

El juz­gar no ca­lien­ta ni ab­re el ca­mi­no ha­cia El Dios mi­se­ri­cor­di­o­so. En cam­bio, la gra­cia en­se­ña a rec­ha­zar toda im­pie­dad (Tito 2). Tam­bién nos da la fu­er­za para cor­re­gir los er­ro­res hec­hos.

Sau­lo, qui­en se men­ci­onó des­pués como Pab­lo, es tam­bién un ejemp­lo de cómo el homb­re san­tur­rón pu­e­de ver un montón de er­ro­res aún en los crey­en­tes, pero no ve “la viga en el pro­pio ojo.” Afor­tu­na­da­men­te, Dios pu­e­de ay­u­dar a cada uno a en­cont­rar sus pro­pi­as fal­tas en pri­mer lu­gar.

Está fe­liz a per­do­nar

No siemp­re es fácil per­do­nar. Par­ti­cu­lar­men­te difí­cil es cu­an­do se sien­te in­sul­ta­do. La sen­sa­ción del re­sen­ti­mien­to no es fácil de ig­no­rar. El or­gul­lo se le­van­ta a la ca­be­za su­til­men­te. Sin em­bar­go, Jesús nos ani­ma para es­tar dis­pu­es­tos a per­do­nar. Sin duda, la dis­po­ni­bi­li­dad de in­dul­tar a los demás sur­ge de la ex­pe­rien­cia de ha­ber re­ci­bi­do uno mis­mo el perdón.

Se pu­e­de ser exi­gen­te y des­pi­a­da­do cont­ra el prójimo si se ol­vi­da su pro­pia pe­ca­mi­no­si­dad y su de­bi­li­dad. Es­to le pasó al cri­a­do del rey, qui­en mostró im­pie­dad ha­cia su com­pa­ñe­ro, a pe­sar de que aca­ba­ba de re­ci­bir el perdón de sus pe­ca­dos (Mat. 18).

A ve­ces se ne­ce­si­ta tiem­po y la men­te de la ora­ción para que se ab­lan­de el co­razón para per­do­nar. Sin em­bar­go, es muy im­por­tan­te, ya que exis­te el pe­lig­ro de que no­sot­ros mis­mos no so­mos per­do­na­dos si ne­ga­mos el perdón al prójimo. Se es más fe­liz per­do­nan­do y li­berán­do­se tam­bién a sí mis­mo, que ali­men­tar el co­razón con amar­gu­ra.

Tex­to: Ila­ri Kin­nu­nen

Pub­li­ca­ción: Päi­vä­mies 24/2016

Tra­duc­ción: V. y D. N.

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 10.5.2017

4.8.2020

Kar­me­lin­vuo­rel­la Elia kään­tyi kan­san puo­leen ja sa­noi: "Kuin­ka kau­an te hor­jut­te puo­lel­ta toi­sel­le? Jos Her­ra on Ju­ma­la, seu­rat­kaa hän­tä, jos taas Baal, seu­rat­kaa sit­ten hän­tä!" 1 Kun. 18:21

Viikon kysymys