Maanantai 16.9.2019
"
Herra, älä salli sorretun kääntyä pois apua saamatta, kurja ja köyhä ylistäkööt sinun nimeäsi. Ps. 74:21

Confesión - un bálsamo curativo para las heridas del alma

en español 11.5.2015 15:24 | Siionin Lähetyslehti
Confesión por lo general significa la confesión privada, en la que una persona confiesa sus pecados a un padre confesor que luego pronuncia la absolución a la persona penitente. La doctrina cristiana de la Iglesia Luterana afirma: “En la confesión Dios nos perdona nuestros pecados - - Podemos confesar a un pastor o a otro cristiano cuando nuestra conciencia nos molesta, y no nos da paz - - Las palabras de la absolución son ciertas, ya que son, según la promesa de Dios, sus propias palabras.”
Martin Lutero escribe sobre los tres tipos de confesión. Confesión en el que el reconocimiento de los pecados se dirige a Dios es la confesión de fe o confesión del corazón. Confesión privada ocurre en presencia de un padre o madre confesor de confianza. En la confesión de amor, una transgresión es confesada a la persona contra quien se ha transgredido.

En la confesión privada uno es capaz de hablar de pecados específicos en los que se ha caído o que carga la propia conciencia. Al escuchar el pronunciamiento de absolución por un padre confesor creyente la persona penitente puede estar seguro de que “Dios mismo a través de la boca del hombre le perdona sus pecados y lo proclama libre” (Catecismo Mayor).

El arrepentimiento y la confesión son cuestiones diferentes. Una persona se convierte en un hijo de Dios cuando una persona creyente predica el evangelio del perdón de los pecados a él o ella. Por otra parte, la confesión está vinculada al camino  en la fe del hijo de Dios. La confesión se utiliza con el fin de que se conservaría y permanecemos como hijos de Dios.

La confesión se basa en las Escrituras

A veces la confesión ha sido cuestionada debido a que las Escrituras no hablan acerca de la confesión. Es cierto que las palabras “la confesión privada” no aparecen en la Biblia. Sin embargo, los elementos de la confesión privada están presentes en la Biblia: el reconocimiento de los pecados y la absolución.

La Carta a los Hebreos exhorta: “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia” (Hebreos 12:1). La Epístola de Santiago instruye: “Confesaos vuestras ofensas unos a otros” (Santiago 5:16). El recordatorio de Juan es similar: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

La absolución también se basa en las Escrituras. Cristo dejó Su congregación y Sus miembros del llamado poder de las llaves, lo que significa que tienen la autoridad para perdonar los pecados y retener el perdón. “Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos” (Juan 20:21-23).

Jesús relaciona el Espíritu Santo al poder de las llaves. Esto significa que sólo la absolución por una persona que tiene el Espíritu Santo - una persona creyente - afecta el perdón de los pecados ante Dios. Sobre la base del sacerdocio universal, o el sacerdocio del Espíritu Santo, cada creyente puede actuar como un padre o madre confesor.

El núcleo de la confesión es la absolución. Nadie es capaz de una confesión perfecta de los pecados que uno es capaz de relacionar todos sus pecados. Sin embargo, la absolución de Dios es completa y todo incluido. Se puede creer sin condiciones y exigencias.

Dios no se acuerda de los pecados perdonados (Jeremías 31:34). Por lo tanto, uno puede pensar que los asuntos que han sido perdonados en la confesión no se pueden contar después de que han sido confesados. Sin embargo, la absolución no excluye a una persona de la responsabilidad temporal. Pablo quería conservar una conciencia limpia ante Dios y los hombres (Hechos 24:16).

¿Qué pasa con la confesión pública?

Confesión pública significa el reconocimiento público de los pecados ante la congregación. En la Iglesia primitiva, en el comienzo del tercer siglo, la confesión pública se utilizó para los grandes delitos como el asesinato. Al hablar de la confesión pública, es necesario diferenciar entre el reconocimiento público de los pecados secretos y el reconocimiento público de los pecados públicos. No se encuentra fundamento en las Escrituras para un cristiano que necesite contar públicamente los pecados secretos antes de la congregación. La confesión privada se entiende por tales pecados, y el padre confesor tiene la obligación de preservar la confidencialidad de la confesión. Las Escrituras no callan con respecto a los pecados públicos, por ejemplo, habla del adulterio de David y el asesinato (2 Sam 11). Pecados públicamente conocidos también pueden ser perdonados en la confesión secreta. Corresponde a la persona penitente decidir si él o ella también se arrepienten públicamente de sus pecados.

La confesión es un regalo que trae bendiciones a la vida de un hijo de Dios. No nos hacemos justos a través de la confesión porque ya somos justificados por la fe en el mérito completo de Cristo. Como partícipes de este mérito, la sangre expiatoria de Jesús nos limpia continuamente de todos los pecados.

Texto: Ari Pelkonen
Traduccion: Miranda Byman
Fuente: Siunaus, Ajankohtaista 2013

Julkaistu espanjankielisessä kieliliitteessä 6.5.2015.

 

Toim. Sanna Isopahkala

Pysytään kuulolla

Kirjassa kokemuksiaan avaavat sekä seuraradion kuuntelijat että tekijät. Kirjaan on myös koottu SRK:n radiotyön historiaa ja merkkipaaluja.

20 €

Harri Vähäjylkkä
Piirrokset Anna Ratilainen

Tahdon

Tahdon-kirjassa opetellaan askel kerrallaan vanhemmuutta, ratkotaan kommunikointiongelmia puolisoiden välillä ja kohdataan yhdessä, mitä vastaan tulee: menetyksiä, rakkautta, väsymystä, syntymän ihmettä ja erilaisia näkemyksiä uskovaisena elämisestä.

18 €

Virsiä Suomenlinnassa, CD-133

Äänitteellä on kesästä, Suomen luonnosta ja isänmaasta kertovia virsiä yhteislauluna. Laulujen kautta välittyy laulamisen ilo, rohkaiseva ja turvallinen sanoma sekä syvä kiitollisuus Jumalan luomistyötä kohtaan. 

22 €

Elina Sneck
Kuv. Sirkku Saukonoja

Keltakultakulleroinen

Elina Sneckin hellänhauskoissa vauvarunoissa eletään mukana vauva-arjessa – vauva syö roskia, mönkii, tonkii, luuttuaa lattiat ja nuohoaa takan. Väliin se jokeltaa ihanasti ja nukkuu sinisiipien unia. Hyväntuuliset runot pysäyttävät rakkauden ihmeen äärelle.

18 €

Toim. Anna Illikainen, Olli Lohi ja Päivi Martikainen

Vaellanko valossa? Ajankohtaista 2019

Yhteiskunnan moniarvoisuus tulee ihmistä usein vastaan arkielämässä. Vuosikirja 2019 avaa näkökulmia uskovaisena elämiseen tässä ajassa. Kirjoittajat pohtivat, miten kristilliset arvot näkyvät kodissa ja työelämässä ja miten toimia rakentavasti yhteiskunnassa erilaisten aatteiden ja virtausten keskellä. Kirjoituksissa käsitellään myös ihmisen vastuuta luonnosta, toisten kohtaamista ja oman paikan löytämistä.

23 €

Mediatilan tähän myy Päivämiehen ilmoitusmyynti.
Ota yhteyttä:
pm.ilmoitukset@srk.fi