Sunnuntai 21.7.2019
"
Jeesus sanoi Simon Pietarille: "Älä pelkää. Tästä lähtien sinä olet ihmisten kalastaja." Luuk. 5:10

Tienen a Moisés y a los profetas

en español 24.11.2015 12:00 | Siionin Lähetyslehti
La gente casi siempre ha querido asociar la fe con algo especial y milagroso. Los Fariseos y Saduceos pedían que Jesús les diera una señal del cielo (Mateo 16:1). Los Corintios mostraron una apreciación equivocada al don de hablar en lenguas (1 Corintios 14). En comunidades religiosas modernas, la gente se enfoca en la sanidad de enfermos y aun a veces intentan resucitar a los muertos. Parece ser que no hay mucha gente que aun acepta La Biblia como la única y suficiente base de su fe.
La petición del hombre rico

La parábola de Jesús sobre el hombre rico y Lázaro incluye una petición de levantar a los muertos (Lucas 16:19–31). El hombre rico de la historia no era creyente, mientras que Lázaro si lo era. Los dos murieron. Ángeles cargaron a Lázaro y lo llevaron al seno de Abraham. Con esto, Jesús quiso dar a entender que Lázaro había sido salvado.

El hombre rico era atormentado en el Hades por su incredulidad. Mientras estaba en el Hades, hizo dos peticiones a Abraham. La primera era para el mismo. Le pidió a Abraham que mandara a Lázaro a que mojara la punta de su lengua. Abraham no pudo acceder a esta petición, porque la salvación está separada de la perdición por un gran abismo que no puede ser cruzado en ninguna dirección.

La segunda petición del hombre rico fue para sus hermanos que aún estaban vivos. Él sabía que sus hermanos también terminarían igual que el en perdición si no se arrepentían y creían. Entonces, el pidió a Abraham que enviara a Lázaro de regreso a la tierra y hablara con sus hermanos sobre la importancia del arrepentimiento. El hombre rico pensó que la resurrección de Lázaro sería un gran milagro y que sus hermanos estarían listos para arrepentirse al verlo.

Pero Abraham también le negó esta petición. No era posible el desviar el orden de la salvación establecida por Dios. Abraham le dijo “A Moisés y a los Profetas tienen; – – Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos” (Lucas 16:29, 31).

La fe viene de escuchar la palabra de Dios

La expresión “Moisés y los Profetas” se refiere a la ley y al evangelio, los dos aspectos de la palabra de Dios. El pueblo de Israel fue dado la ley, por medio de Moisés en el monte de Sinaí. La palabra “ley”, o Torá, también se refiere a los cinco libros de Moisés. Los profetas eran predicadores de la palabra de Dios, quienes proclamaban la voluntad de Dios y el evangelio de Jesús, el Mesías que había de venir.

En los asuntos de salvación y fe, la gente no necesita pedir milagros o señales especiales – ya sea desde el más allá o de este mundo. Dios ya nos ha dado su Sagrada Escritura, que es suficiente base para nuestra fe. Nosotros solo debemos de escuchar la palabra de Dios, porque la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios (Romanos 10:17).

Las tareas de la ley y el Evangelio

La tarea de los diez mandamientos dados a Moisés es de dar conciencia a las personas de sus pecados (Romanos 3:20), para mostrar que todos somos culpables y pecadores delante de Dios, y para hacernos buscar la misericordia y el perdón de Cristo. Jesús y el perdón pueden ser encontrados en el Evangelio del Reino de Dios. La esencia del Evangelio es el perdón de todos los pecados.

El sermón de la ley revela los pecados de la persona, pero el sermón del evangelio apunta hacia Cristo Jesús que fue expiado por nuestros pecados. La ley condena a la persona a la perdición. Pero la persona condenada es perdonada por creer el Evangelio. La ley lleva al penitente a la puerta del Reino de Dios; El evangelio le ayuda a entrar al Reino por la puerta del arrepentimiento. 

La palabra de Dios proclamada por un creyente, contiene el poder de renacimiento: a través de la fe en la palabra de Dios, el pecador nace de nuevo como un hijo de Dios. (1 Pedro 1:23). Un hijo de Dios es protegido en el cuidado de su padre y madre: Dios es el padre en el cielo y la congregación es la madre en la tierra. 

Texto: Ari Pelkonen
Traducción: MM
Recursos: Siionin Lähetyslehti 7–8/2008

Julkaistu espanjankielisessä kieliliitteessä 24.11.2015.

Harri Vähäjylkkä
Piirrokset Anna Ratilainen

Tahdon

Tahdon-kirjassa opetellaan askel kerrallaan vanhemmuutta, ratkotaan kommunikointiongelmia puolisoiden välillä ja kohdataan yhdessä, mitä vastaan tulee: menetyksiä, rakkautta, väsymystä, syntymän ihmettä ja erilaisia näkemyksiä uskovaisena elämisestä.

18 €

Virsiä Suomenlinnassa, CD-133

Äänitteellä on kesästä, Suomen luonnosta ja isänmaasta kertovia virsiä yhteislauluna. Laulujen kautta välittyy laulamisen ilo, rohkaiseva ja turvallinen sanoma sekä syvä kiitollisuus Jumalan luomistyötä kohtaan. 

22 €

Toim. Sanna Isopahkala

Pysytään kuulolla

Kirjassa kokemuksiaan avaavat sekä seuraradion kuuntelijat että tekijät. Kirjaan on myös koottu SRK:n radiotyön historiaa ja merkkipaaluja.

20 €

Toim. Anna Illikainen, Olli Lohi ja Päivi Martikainen

Vaellanko valossa? Ajankohtaista 2019

Yhteiskunnan moniarvoisuus tulee ihmistä usein vastaan arkielämässä. Vuosikirja 2019 avaa näkökulmia uskovaisena elämiseen tässä ajassa. Kirjoittajat pohtivat, miten kristilliset arvot näkyvät kodissa ja työelämässä ja miten toimia rakentavasti yhteiskunnassa erilaisten aatteiden ja virtausten keskellä. Kirjoituksissa käsitellään myös ihmisen vastuuta luonnosta, toisten kohtaamista ja oman paikan löytämistä.

23 €

Elina Sneck
Kuv. Sirkku Saukonoja

Keltakultakulleroinen

Elina Sneckin hellänhauskoissa vauvarunoissa eletään mukana vauva-arjessa – vauva syö roskia, mönkii, tonkii, luuttuaa lattiat ja nuohoaa takan. Väliin se jokeltaa ihanasti ja nukkuu sinisiipien unia. Hyväntuuliset runot pysäyttävät rakkauden ihmeen äärelle.

18 €

Mediatilan tähän myy Päivämiehen ilmoitusmyynti.
Ota yhteyttä:
pm.ilmoitukset@srk.fi