Maanantai 16.9.2019
"
Herra, älä salli sorretun kääntyä pois apua saamatta, kurja ja köyhä ylistäkööt sinun nimeäsi. Ps. 74:21

Al escuchar la Palabra de Dios

en español 24.11.2015 12:00 | Siionin Lähetyslehti
La Biblia comienza con la historia en la que Dios crea el mundo por Su palabra. Justo en el principio Dios habló de la primera pareja humana, Adán y Eva. El tercer capítulo de la Biblia nos dice cómo el hombre cayó en la tentación de no oír la palabra de Dios: “¿Conque Dios os ha dicho: Vosotros no comáis de todo árbol del huerto” (Gen 3:1) Como consecuencia de la caída en el pecado, el hombre pone en duda si la palabra de Dios es verdadera.
Dios es el que abre los oídos de una persona para oír (Job 36:10). El Antiguo Testamento describe diversos diálogos entre el pueblo de Israel y Dios. Por ejemplo, los patriarcas-nuestros antepasados-querían ser obediente a la palabra de Dios en las varias situaciones en su vida.

El Antiguo Testamento también contiene muchas historias de cómo los miembros del pueblo elegido no querían ser obedientes a la palabra de Dios. En esos momentos, los profetas tenían la tarea de ser mensajeros de Dios. Jeremías, por ejemplo, revela claramente cuya misión es el: “Así ha dicho Jehová” (Jeremías 18:11).

Los profetas recordaban al pueblo de Israel de la alianza entre Dios y el pueblo, y el modo de vida que implicaba. Incluso la carta a los Hebreos en el Nuevo Testamento se refiere a la palabra de Dios a la gente de la Antigua Alianza: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas” (Hebreos 1:1).

Si alguno tiene oídos para oír, oiga

En el Nuevo Testamento, Cristo mismo, que fue palabra hecha carne, enseña que cualquier hombre que tenga oídos para oír debe escuchar Él (Mar 7:14, 16). Los evangelios muestran sorprendentemente muchas situaciones en las que la gente quería escuchar la palabra de Dios. Lucas relata: “Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios” (Lucas 5:1).

En la parábola del sembrador Jesús habla sobre los diferentes tipos de oyentes de la palabra. Uno escucha la palabra de Dios, sino porque él no lo entiende, el diablo arrebata la palabra sembrada. Otro recibe con alegría la palabra, pero la rechaza cuando se encuentra con dificultades.

El tercer oyente recibe la palabra, pero las preocupaciones temporales, riquezas y placeres prevenir su crecimiento. Algunos de los oyentes comprenden buena tierra: oyen la palabra de Dios, lo entienden, y dan fruto (Lucas 8:4–15).

En el idioma original del Nuevo Testamento, el Griego, las palabras oír y ser obedientes se derivan de la misma raíz: escuchar. De hecho,  oír y ser obediente en la palabra de Dios van de la mano. En el Evangelio según San Lucas, Jesús dice: “Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan” (Lucas 11:28).

Hermosos son los pies de los que traen noticias de la alegría

Un lugar esencial en la Biblia referente a oír la palabra de Dios se encuentra en la carta a los Romanos: “Pues la Escritura dice: porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:13–17).

La fe viva nace al escuchar las palabras de Cristo. Las palabras de las Escrituras cobran vida cuando se les predicaron por hijos de Dios a través del Espíritu Santo. Esto no excluye la importancia de leer la Biblia. La palabra de Dios contiene la energía que edifica una persona creyente (Ley 20:32). La palabra de Dios es la sabiduría de Dios, no la sabiduría del hombre. La palabra de Dios debe ser predicada, como está escrito (1 Corintios 2:6–9).

Los primeros cristianos se alegraron sobre lo que habían escuchado. Pablo y Timoteo compartieron esta alegría con los Colosenses, entre otros, cuando un grupo de personas que había aceptado el evangelio y por lo tanto recibió la esperanza de la vida eterna en su vida (Col 1:4–6). La fe en Cristo hizo la gente actúa por el bien de sus vecinos y unos a los creyentes entre sí. Los hijos recién nacidos de Dios querían predicar a los demás y dar a conocer ampliamente el evangelio que habían recibido como un regalo (1 El 1:6, 8).

Los Hechos de los Apóstoles nos describe la vida sencilla de la congregación primitiva: “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones” (Hechos 2:42). Recibimos el cuidado de la palabra de Dios para nuestro corazón en la unidad de la congregación de Cristo.

Texto: Noora Tala-Kopperoinen
Traducción: MB
Recursos: Siunaus, Ajankohtaista 2013

Julkaistu espanjankielisessä kieliliitteessä 24.11.2015.

Toim. Anna Illikainen, Olli Lohi ja Päivi Martikainen

Vaellanko valossa? Ajankohtaista 2019

Yhteiskunnan moniarvoisuus tulee ihmistä usein vastaan arkielämässä. Vuosikirja 2019 avaa näkökulmia uskovaisena elämiseen tässä ajassa. Kirjoittajat pohtivat, miten kristilliset arvot näkyvät kodissa ja työelämässä ja miten toimia rakentavasti yhteiskunnassa erilaisten aatteiden ja virtausten keskellä. Kirjoituksissa käsitellään myös ihmisen vastuuta luonnosta, toisten kohtaamista ja oman paikan löytämistä.

23 €

Harri Vähäjylkkä
Piirrokset Anna Ratilainen

Tahdon

Tahdon-kirjassa opetellaan askel kerrallaan vanhemmuutta, ratkotaan kommunikointiongelmia puolisoiden välillä ja kohdataan yhdessä, mitä vastaan tulee: menetyksiä, rakkautta, väsymystä, syntymän ihmettä ja erilaisia näkemyksiä uskovaisena elämisestä.

18 €

Virsiä Suomenlinnassa, CD-133

Äänitteellä on kesästä, Suomen luonnosta ja isänmaasta kertovia virsiä yhteislauluna. Laulujen kautta välittyy laulamisen ilo, rohkaiseva ja turvallinen sanoma sekä syvä kiitollisuus Jumalan luomistyötä kohtaan. 

22 €

Elina Sneck
Kuv. Sirkku Saukonoja

Keltakultakulleroinen

Elina Sneckin hellänhauskoissa vauvarunoissa eletään mukana vauva-arjessa – vauva syö roskia, mönkii, tonkii, luuttuaa lattiat ja nuohoaa takan. Väliin se jokeltaa ihanasti ja nukkuu sinisiipien unia. Hyväntuuliset runot pysäyttävät rakkauden ihmeen äärelle.

18 €

Toim. Sanna Isopahkala

Pysytään kuulolla

Kirjassa kokemuksiaan avaavat sekä seuraradion kuuntelijat että tekijät. Kirjaan on myös koottu SRK:n radiotyön historiaa ja merkkipaaluja.

20 €

Mediatilan tähän myy Päivämiehen ilmoitusmyynti.
Ota yhteyttä:
pm.ilmoitukset@srk.fi