JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

El ma­yor es el amor

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
24.5.2016 13.00

Juttua muokattu:

1.1. 23:32
2020010123321820160524130000

Nu­e­vo man­da­mien­to

El dis­cur­so de des­pe­di­da de Jesús está inc­luí­do en el evan­ge­lio de San Juan. Al­lí Jesús les acon­se­ja a sus dis­ci­pu­los que man­ten­gan el amor ent­re los her­ma­nos en la fe: ”Un man­da­mien­to nu­e­vo os doy: Que os am­éis unos a ot­ros; como yo os he ama­do, que tam­bién os am­éis unos a ot­ros.” (Juan 13:34)

”El nu­e­vo man­da­mien­to” se trata del amor más pro­fun­do de lo que es el amor ent­re los próji­mos en ge­ne­ral, sob­re lo que hab­la el an­ti­guo tes­ta­men­to y Jesús en ot­ras par­tes de la Bib­lia. El amor del ”nu­e­vo man­da­mien­to” rep­re­sen­ta la re­la­ción ent­re Jesús y sus dis­ci­pu­los. Sob­re es­to exis­te un ejemp­lo en la pará­bo­la del vino: ”Yo soy la vid, vo­sot­ros los pámpa­nos” (Juan 15:5). Jesús dice tam­bién: ”Per­ma­ne­ced en mí, y yo en vo­sot­ros.” (Juan 15:4)

El amor ent­re los cris­ti­a­nos es efec­to del amor de Dios: ”Ama­dos, amé­mo­nos unos a ot­ros; por­que el amor es de Dios. Todo aqu­el que ama, es na­ci­do de Dios, y co­no­ce a Dios.” (1. Juan 4:7). En la car­ta de San Ped­ro se cu­en­ta que los crey­en­tes han re­na­ci­do por ”la pa­lab­ra de Dios que vive y per­ma­ne­ce para siemp­re” (1. Ped­ro 1:23). Se les acon­se­ja a los crey­en­tes: ”Ha­bien­do pu­ri­fi­ca­do vu­est­ras al­mas por la obe­dien­cia a la ver­dad, me­di­an­te el Espí­ri­tu, para el amor fra­ter­nal no fin­gi­do, ama­mos unos a ot­ros ent­ra­ñab­le­men­te, de co­razón puro” (1. Ped­ro 1:22).

La ori­gen del amor es el sac­ri­fi­cio que Dios mis­mo en Jesús pro­por­ci­onó: ”Y no­sot­ros he­mos vis­to y tes­ti­fi­ca­mos que el Pad­re ha en­vi­a­do al Hijo, el Sal­va­dor del mun­do.” (1. Juan 4:14). Y es­to conl­le­va, que ”Ama­dos, si Dios nos ha ama­do así, de­be­mos tam­bién no­sot­ros amar­nos unos a ot­ros.” (1. Juan 4:11). Los crey­en­tes son tes­ti­gos de es­te amor en su pro­pia vida.

Un ejemp­lo del amor ent­re los dis­ci­pu­los es el amor más gran­de que Jesús les mostró a el­los: ”En es­to he­mos co­no­ci­do el amor, en que él puso su vida por no­sot­ros; tam­bién no­sot­ros de­be­mos po­ner nu­est­ras vi­das por los her­ma­nos.” (1. Juan 3:16.)

El amor une la cog­re­ga­ción

El Espí­ri­tu San­to cre­a­ba el amor que unió a los crey­en­tes a for­mar una cong­re­ga­ción. Pab­lo com­pa­ra la cong­re­ga­ción con el cu­er­po hu­ma­no, en el cual el Cris­to es la ca­be­za. La cong­re­ga­ción es un con­jun­to que tie­ne va­ri­os miemb­ros. En la cong­re­ga­ción de Dios se ve el amor fra­ter­nal tam­bién por­que to­dos los crey­en­tes son de igu­al va­lor sin con­si­de­ra­ción a su na­ci­o­na­li­dad, et­nia, po­si­ción so­ci­al, o sexo (Gál 3:28). Según Pab­lo ”por un solo Espí­ri­tu fui­mos to­dos bau­ti­za­dos en un cu­er­po, y a to­dos se nos dio a be­ber de un mis­mo Espí­ri­tu” (1. Cor 12:13). Los crey­en­tes for­man un pu­eb­lo que an­da en una sola fe, un Es­pirí­tu y un amor.

El amor man­co­mu­na­do y la vida co­ti­di­a­na

El amor mu­tuo tie­ne su rol en la vida co­ti­di­a­na tam­bién. El amor nos pone a dist­ri­buir el don de Dios al her­ma­no en fal­ta de al­go: ”Pero el que tie­ne bie­nes de es­te mun­do y ve a su her­ma­no te­ner ne­ce­si­dad, y cier­ra cont­ra él su co­razón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hi­ji­tos míos, no ame­mos de pa­lab­ra ni de len­gua, sino de hec­ho y en ver­dad.” (1. Juan 3:17–18).

Após­tol Pab­lo en­señó el sac­ri­fi­ca­do amor para las ca­sas y re­la­ció­nes in­ter­per­so­na­les cer­ca­nos de los cris­ti­a­nos. A los ma­ri­dos les esc­ri­be: ”Ma­ri­dos, amad a vu­est­ras mu­je­res, así como Cris­to amó a la ig­le­sia, y se ent­regó a sí mis­mo por el­la.” (Ef. 5:25–30.) A to­dos los cris­ti­a­nos les dice: ”Ama­os los unos a los ot­ros con amor fra­ter­nal; en cu­an­to a hon­ra, pre­fi­rién­doos los unos a los ot­ros.” (Room. 12:10).

Ve­lar por el amor man­co­mu­na­do

Amor es efec­to del Espí­ri­tu de Dios y una con­di­ción de qu­e­dar­se en Dios: ”En es­to co­no­ce­mos que per­ma­ne­ce­mos en él, y él en no­sot­ros, en que nos ha dado de su Espí­ri­tu.” (1. Juan 4:13). El ene­mi­go del al­ma tra­ba­ja para rom­per la in­ter­re­la­ción del Espí­ri­tu y el amor.

Hay que ve­lar por el amor: ”An­tes sed be­nig­nos unos con ot­ros, mi­se­ri­cor­di­o­sos, per­donán­doos unos a ot­ros, como Dios tam­bién per­donó a vo­sot­ros en Cris­to.” (Ef. 4:32). Las car­tas en Nu­e­vo Tes­ta­men­to in­di­can como por el pe­ca­do muc­has per­so­nas aban­do­na­ban la in­ter­re­la­ción ent­re los hi­jos de Dios y al mis­mo tiem­po aban­do­na­ban la po­si­bi­li­dad de vida eter­na.

El amor man­co­mu­na­do afec­ta que se le ay­u­da a un/-a her­ma­no/-a que se ha caí­do en pe­ca­do a le­van­tar­se de de­ba­jo del pe­ca­do a ser lib­re, para que el/-la no pier­da su par­te en el rei­no de Dios y la es­pe­ran­za de la vida eter­na. Para es­to el re­su­ci­ta­do Jesús les dió a sus pro­pi­os el po­der de proc­la­mar el evan­ge­lio del perdón de los pe­ca­dos. Pab­lo desc­ri­be como de­ber­ía ser la ac­ti­tud cu­an­do se ay­u­da a una per­so­na caí­da en pe­ca­do: ”Her­ma­nos, si al­gu­no fu­e­re sorp­ren­di­do en al­gu­na fal­ta, vo­sot­ros que sois es­pi­ri­tu­a­les, res­tau­rad­le con espí­ri­tu de man­se­dumb­re.” (Gal. 6:1).

Tex­to: Vil­jo Jun­tu­nen

Pub­li­ca­ción: Ajan­koh­tais­ta 2015, Suu­rin on rak­kaus

Tra­duc­ción: LJ

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 11.5.2016

5.7.2020

Jee­sus sa­noo: "Mene, älä­kä enää tee syn­tiä." Joh. 8:11

Viikon kysymys