JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Jesús, el ven­ce­dor de las ten­ta­ci­o­nes

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
15.11.2017 6.51

Juttua muokattu:

1.1. 11:20
2020010111203420171115065100

Pe­di­mos en la ora­ción del Pad­re Nu­est­ro: “no nos de­jes caer en la ten­ta­ción”. Las ten­ta­ci­o­nes son co­sas que nos at­ra­en y si las con­sen­ti­mos so­mos lle­va­dos a hec­hos ma­los es de­cir al pe­ca­do.

En el Ca­te­cis­mo Ma­yor de Martín Lu­te­ro se exp­li­ca que so­mos ten­ta­dos por nu­est­ra car­ne, del mun­do y del di­ab­lo. La car­ne sig­ni­fi­ca la par­te hu­ma­na que está bajo de los efec­tos del pe­ca­do ori­gi­nal. El mun­do sig­ni­fi­ca la gen­te incré­du­la que qu­e­da se­pa­ra­da de Dios. El di­ab­lo es el ad­ver­sa­rio de Dios. Hace todo lo po­sib­le para per­tur­bar el buen tra­ba­jo de Dios.

To­dos los tres pro­du­cen si­tu­a­ci­o­nes at­rac­ti­vas que son difí­ci­les de rec­ha­zar. Lu­te­ro dice que no po­de­mos luc­har cont­ra las ten­ta­ci­o­nes por nu­est­ra pro­pia fu­er­za. Por eso te­ne­mos que orar con todo co­razón a Dios: “No me de­jes caer en la ten­ta­ción”.

Las ten­ta­ci­o­nes nos at­ra­en

El di­ab­lo, el ene­mi­go del al­ma, ten­ta­ba has­ta a Jesús. Cu­an­do Jesús ten­ía hamb­re, el di­ab­lo pi­dió que Él con­ver­tie­se las pied­ras en pan. Las ten­ta­ci­o­nes de Jesús nos en­se­ñan que muc­has ve­ces las ten­ta­ci­o­nes no pa­re­cen ser al­go pe­lig­ro­so o malo. El di­ab­lo sabe usar co­sas cor­rec­tas y bu­e­nas para con­se­guir su ob­je­ti­vo. ¿Aca­so está mal co­mer cu­an­do uno tie­ne hamb­re?

El di­ab­lo sabe tam­bién ap­ro­vec­har las opor­tu­ni­da­des. Pro­me­te dar pan a él que tie­ne hamb­re. ¿Por­qué Jesús no con­vir­tió los pied­ras en pan? No obe­de­ció al di­ab­lo sino res­pon­dió: No sólo de pan vi­virá el homb­re, sino de toda pa­lab­ra que sale de la boca de Dios (Ma­teo 4.4). Jesús en­señó que la pa­lab­ra de Dios ali­men­ta el al­ma del ser hu­ma­no.

El ene­mi­go no ven­ce la pa­lab­ra de Dios

El di­ab­lo in­ci­ta al ser hu­ma­no a pe­car a través de pro­me­sas gran­des. Por ejemp­lo, el di­ab­lo pro­me­tió que Jesús tu­vie­se la pro­tec­ción comp­le­ta de Dios. Sin em­bar­go el di­ab­lo no cump­le sus pro­me­sas. El ene­mi­go del al­ma no pu­e­de pro­me­ter en nomb­re de Dios que Dios nos sal­vará del pe­lig­ro en que nos me­ti­mos a no­sot­ros mis­mos de­li­be­ra­da­men­te.

El di­ab­lo es men­ti­ro­so y pad­re de men­ti­ra (Juan 8.44). Ni si­qui­e­ra in­ten­ta per­ma­ne­cer en la ver­dad sino que usa men­ti­ras y fal­sas pro­me­sas.

Jesús ven­ció to­das las ten­ta­ci­o­nes del di­ab­lo usan­do la pa­lab­ra de Dios. Siemp­re res­pon­dió simp­le­men­te con las pa­lab­ras esc­ri­tas en la Bib­lia. Jesús no em­pezó a dis­cu­tir y no in­ten­ta­ba ser más in­te­li­gen­te que el ad­ver­sa­rio. No tra­ta­ba de sos­te­ner­se por su pro­pia fu­er­za sino que siemp­re in­vocó a Dios y su pa­lab­ra.

El di­ab­lo es in­ca­paz de­lan­te de la ver­da­de­ra pa­lab­ra de Dios. Por eso siemp­re tie­ne que re­sig­nar­se y crear nu­e­vas ten­ta­ci­o­nes. No se pu­e­de ha­cer inú­til la pa­lab­ra de Dios. Es­ta pa­lab­ra per­ma­ne­ce para siemp­re.

Jesús no cayó en la ten­ta­ción

Jesús ex­pe­ri­mentó to­das las ten­ta­ci­o­nes nu­est­ras. Él las ven­ció por­que él no cayó en el pe­ca­do. No­sot­ros no po­de­mos ven­cer nu­est­ras ten­ta­ci­o­nes. A ve­ces so­mos has­ta in­ca­pa­ces de no­tar­las de an­te­ma­no. So­mos débi­les an­te las ten­ta­ci­o­nes, y Jesús lo sabe.

Las pa­lab­ras de la car­ta a los Heb­re­os nos con­su­e­lan: “No te­ne­mos un sumo sa­cer­do­te que no pu­e­da com­pa­de­cer­se de nu­est­ras de­bi­li­da­des, sino uno que fue ten­ta­do en todo según nu­est­ra se­me­jan­za, pero sin pe­ca­do. Acer­qué­mo­nos, pues, con­fi­a­da­men­te al trono de la gra­cia, para al­can­zar mi­se­ri­cor­dia y hal­lar gra­cia para el opor­tu­no so­cor­ro. (Heb­re­os 4.15-16)

Nu­est­ro Sal­va­dor, que es sin pe­ca­do, pu­e­de lib­rar­nos de nu­est­ros pe­ca­dos. Del trono de la gra­cia del rei­no de Dios siemp­re se pre­di­ca que to­dos nu­est­ros pe­ca­dos son per­do­na­dos en el nomb­re y sang­re de Jesús.

Tex­to: Ilk­ka Leh­to

Pub­li­ca­ción: Päi­vä­mies 6/2016

Tra­duc­ción: A.V

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 15.11.2017

4.12.2020

Si­nun puo­lee­si, Her­ra, minä kään­nyn. Ju­ma­la­ni, si­nun apuu­si minä luo­tan.

En­hän luo­ta tur­haan, et­hän an­na vi­hol­li­sil­le­ni sitä rie­mua, et­tä he voit­ta­vat mi­nut! Ps. 25:1–2

Viikon kysymys