JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

El Dios Trino

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
20.11.2013 8.16

Juttua muokattu:

1.1. 23:48
2020010123480720131120081600

La Bib­lia es el lib­ro de la sal­va­ción; su men­sa­je prin­ci­pal es la dec­la­ra­ción de Je­suc­ris­to y la sal­va­ción que Él pre­paró. La Bib­lia tam­bién nos dice cómo es Dios y cómo Él tra­ba­ja.

La Bib­lia dec­la­ra que Dios ha cre­a­do todo y sos­tie­ne Su cre­a­ción. Es­ta cier­ta­men­te no es la pre­gun­ta más difí­cil de la fe. Des­pués de todo, las ot­ras re­li­gi­o­nes tie­nen creen­ci­as cor­res­pon­dien­tes.

El men­sa­je de Jesús como Re­den­tor es más difí­cil de acep­tar. Por ejemp­lo, hay un muro ent­re el Cris­ti­a­nis­mo y el Ju­daís­mo, exac­ta­men­te por esa razón, que sólo la fe cris­ti­a­na re­co­no­ce a Jesús como el Re­den­tor.

Es comp­le­ta­men­te im­po­sib­le comp­ren­der ra­ci­o­nal­men­te el men­sa­je del Espí­ri­tu San­to y Su ob­ra. Dios como el Pad­re, el Hijo y el Espí­ri­tu San­to no es un asun­to de la razón, sino más bien una cu­es­tión de la re­ve­la­ción y de la fe. Mar­tin Lu­te­ro exp­licó es­to de ma­ne­ra muy sen­cil­la, con­ci­sa y des­de muc­hos ángu­los en su Ca­te­cis­mo sob­re la base del Credo de los Após­to­les. Exp­licó cla­ra­men­te lo que sig­ni­fi­ca que Dios es el Pad­re, el Hijo y el Espí­ri­tu San­to. Dios el Pad­re creó el mun­do y sos­tie­ne con­ti­nu­a­men­te Su cre­a­ción. Dios el Hijo, a través de Su suf­ri­mien­to y mu­er­te, re­di­mió a la hu­ma­ni­dad del pe­ca­do, la mu­er­te y del po­der del di­ab­lo. Dios el Espí­ri­tu San­to re­a­li­za la ob­ra de san­ti­fi­ca­ción en me­dio de los homb­res llamán­do­los y ay­udán­do­los a que sean partí­ci­pes de la sal­va­ción y pro­te­gién­do­los en la mis­ma.

La Tri­ni­dad, Pied­ra An­gu­lar de la Doct­ri­na de la Sal­va­ción

La na­tu­ra­le­za trina de Dios es una par­te de la doct­ri­na cris­ti­a­na. La Tri­ni­dad es la pied­ra an­gu­lar de la creen­cia en Dios y la doct­ri­na de la sal­va­ción. El Credo de Ni­cea - Cons­tan­ti­nop­la de 381 AD cris­ta­lizó las prin­ci­pa­les ca­rac­terís­ti­cas del Dios Trino: “Cree­mos en un solo Dios – – Cre­a­dor del cie­lo y de la tier­ra – – Y en un solo Se­ñor, Je­suc­ris­to, Hijo único de Dios, na­ci­do del Pad­re an­tes de to­das las eda­des – – Luz de Dios ver­da­de­ra Luz de Dios ver­da­de­ro, en­gend­ra­do no hec­ho – – Y en el Espí­ri­tu San­to, Se­ñor y da­dor de vida”.

De los esc­ri­tos con­fe­si­o­na­les lu­te­ra­nos, la Con­fe­sión de Augs­bur­go se une con la an­ti­gua ig­le­sia de la comp­ren­sión de la na­tu­ra­le­za trina de Dios: “Nu­est­ras ig­le­si­as, con el con­sen­ti­mien­to común, en­se­ñan con el dec­re­to del Con­ci­lio de Ni­cea, que hay una esen­cia di­vi­na, que se llama y que es ver­da­de­ra­men­te Dios, y que hay tres per­so­nas en es­ta di­vi­na esen­cia, igu­a­les en po­der y por igu­al eter­na: Dios Pad­re, Dios Hijo, Dios Espí­ri­tu San­to. To­dos es­tos tres son una sola esen­cia di­vi­na, eter­na, sin di­vi­sión, sin fin, de in­fi­ni­to po­der, sa­bi­dur­ía y bon­dad, un cre­a­dor y con­ser­va­dor de to­das las co­sas vi­sib­les e in­vi­sib­les. La pa­lab­ra “per­so­na” ha de en­ten­der­se como los Pad­res emp­le­an el término en es­te con­tex­to, no como una par­te o una pro­pie­dad de ot­ro, pero como la que exis­te por sí mis­ma.”

La Tri­ni­dad en el Nu­e­vo Tes­ta­men­to

Los ac­tos de Dios, Jesús y el Espí­ri­tu San­to for­man una sola en­ti­dad en el Nu­e­vo Tes­ta­men­to. El Espí­ri­tu San­to es­ta­ba siemp­re pre­sen­te en Jesús. El Espí­ri­tu San­to afectó en el na­ci­mien­to de Jesús, el bau­tis­mo, la en­se­ñan­za, la pre­di­ca­ción y ac­tos. Jesús mandó a sus discí­pu­los a bau­ti­zar en el nomb­re del Pad­re, del Hijo y del Espí­ri­tu San­to. Jesús exp­resó Su re­la­ción con el Pad­re di­cien­do: “ Yo y el Pad­re uno so­mos” (Juan 10:30).

El após­tol Pab­lo inc­lu­yó el Dios Trino en el sa­lu­do de su car­ta: “La gra­cia del Se­ñor Je­suc­ris­to, y el amor de Dios, y la co­mu­nión del Espí­ri­tu San­to sean con to­dos vo­sot­ros” (2 Co­rin­ti­os 13:14). Hab­lan­do de do­nes de gra­cia, ta­sas de ser­vi­cio, y el efec­to del po­der de Dios, Pab­lo en­fa­tizó la uni­ci­dad de Dios (1 Cor. 12:4–6). Hizo hin­ca­pié en la uni­dad cu­an­do se hab­la de Jesús y de la cre­a­ción: “El es la ima­gen del Dios in­vi­sib­le, el pri­mogé­ni­to de toda cre­a­ción: Por­que en él fu­e­ron cre­a­das to­das las co­sas que hay en los cie­los y las que hay en la tier­ra, vi­sib­les e in­vi­sib­les; sean tro­nos, sean do­mi­ni­os, sean prin­ci­pa­dos, sean po­tes­ta­des; todo fue cre­a­do por me­dio de él y para él” (Co­lo­sen­ses 1:15, 16).

Ac­tos sag­ra­dos cris­ti­a­nos lle­van a cabo en el nomb­re del Dios Trino: Pad­re, Hijo y Espí­ri­tu San­to. Y ter­mi­nan con la ben­di­ción del Se­ñor, que tam­bién ter­mi­na en el nomb­re del Pad­re, del Hijo y del Espí­ri­tu San­to. Es­tas prácti­cas ha­cen hin­ca­pié en el carác­ter sag­ra­do del ac­to sag­ra­do. No son reu­ni­o­nes mun­da­nas hu­ma­nas, pero en si­len­cio an­te Dios San­to, lo cual la Bib­lia ha re­ve­la­do: el Pad­re como el Cre­a­dor; el Hijo, el Re­den­tor y el Espí­ri­tu San­to es el San­ti­fi­ca­dor.

La na­tu­ra­le­za trina de Dios a me­nu­do ha es­ta­do rep­re­sen­ta­da al di­bu­jar un trián­gu­lo. Un trián­gu­lo es una bu­e­na ay­u­da cu­an­do se es­tu­dia como es el Dios ocul­to e in­vi­sib­le y cómo las ob­ras de Dios se pu­e­de exa­mi­nar des­de tres pun­tos de vis­ta.

Tex­to: Ee­ro Nuo­li­o­ja

Pub­li­ca­do: SRK Anu­a­rio 2005

Tra­duc­ción: Mi­ran­da Hend­rick­son

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä kie­li­lii­tees­sä 11/2013

25.2.2024

Jeesus sanoi Simonille: ”Tämä nainen sai paljot syntinsä anteeksi, sen vuoksi hän rakasti paljon. Mutta joka saa anteeksi vähän, se myös rakastaa vähän.” Luuk. 7:47

Viikon kysymys