JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

El Espí­ri­tu San­to

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
5.12.2019 15.25

Juttua muokattu:

2.1. 11:02
2020010211022620191205152500

“Don­de haya dos o tres per­so­nas reu­ni­das en mi nomb­re, yo es­taré al­lí en me­dio de el­los” Es­te comp­ro­mi­so es nor­mal­men­te para cu­an­do las per­so­nas se reú­nen para es­cuc­har la pa­lab­ra de Dios. La pro­me­sa es gran­de, pero ¿Como es po­sib­le?

Jesús ha as­cen­di­do al cie­lo y aho­ra está sen­ta­do a la diest­ra de Dios. No po­de­mos ver­lo ni es­cuc­har­lo a través de nu­est­ros sen­ti­dos. Aun así, él está en me­dio de no­sot­ros. Solo es po­sib­le que esté pre­sen­te en la pa­lab­ra y en los sac­ra­men­tos a través del Espí­ri­tu San­to en el cent­ro de su rei­no.

A los discí­pu­los se les ha dado el de­ber de lle­var la pa­lab­ra de Jesús a todo el mun­do. El de­ber es gran­de y exi­gen­te, en to­das las na­ci­o­nes en las que se unan más discí­pu­los es­tos tendrán que ser bau­ti­za­dos y en­se­ñar­les a man­te­ner las en­se­ñan­zas de Jesús. Para las fu­er­zas hu­ma­nas de los discí­pu­los es­te ser­ía un de­ber de­ma­si­a­do gran­de. Des­pués de la mu­er­te de Jesús sus discí­pu­los se reun­ían a pu­er­tas cer­ra­das pues ten­ían mie­do.

Des­pués de la re­sur­rec­ción de Jesús y de las re­ve­la­ci­o­nes, los discí­pu­los ob­tu­vie­ron un nu­e­vo co­ra­je. Cu­an­do Jesús re­su­citó de la mu­er­te en su tum­ba, se apa­re­ció an­te los discí­pu­los y les en­señó a co­no­cer me­jor el rei­no de Dios. Jesús les pro­me­tió que no se qu­e­dar­ían so­los, sino que ob­tendr­ían el espí­ri­tu san­to para que les ay­u­de en su tra­ba­jo.

El Espí­ri­tu San­to crea la fe

El Espí­ri­tu San­to es la ter­ce­ra per­so­na de Dios. Cada per­so­na de la Santí­si­ma tri­ni­dad tie­ne un tra­ba­jo muy im­por­tan­te.

Diez días des­pués de que Jesús as­cen­dió al cie­lo, el Espí­ri­tu San­to des­cen­dió sob­re los discí­pu­los para que pu­die­ran ver­lo con sus pro­pi­os sen­ti­dos. Los discí­pu­los se lle­na­ron del Espí­ri­tu San­to y co­men­za­ron a hab­lar lo que el Espí­ri­tu les dio para hab­lar (Hch 2: 1-13). Ce­leb­ra­mos es­te even­to cada Pen­te­costés. Des­de el pri­mer Pen­te­costés has­ta el último jui­cio, de­ci­mos que es el tiem­po del Espí­ri­tu San­to.

A los pri­me­ros discí­pu­los el Espí­ri­tu San­to de Dios les dio po­der, ha­bi­li­dad y co­ra­je para que si­gan en­se­ñan­do el evan­ge­lio como Jesús les en­señó. En tra­ba­jo de Jesús con­tin­úa aquí en la tier­ra por me­dio del Espí­ri­tu San­to. En el pri­mer Pen­te­costés mient­ras el após­tol Ped­ro daba su sermón, 3000 per­so­nas sin­tie­ron un lla­ma­do en sus con­cien­ci­as. El­los crey­e­ron en el evan­ge­lio y re­ci­bie­ron la gra­cia del ar­re­pen­ti­mien­to. Las pro­me­sas de los pro­fe­tas en el nu­e­vo tes­ta­men­to y de la lle­ga­da del Espí­ri­tu San­to se hab­ían cump­li­do. Las se­ña­les de Dios es­ta­ban en la tier­ra y en el cie­lo. El mon­te de Sion era un re­fu­gio y aqu­el­los a los que Dios lla­ma­ba eran sal­vos. (Jer. 31: 31-34; Joel 3: 1-5.)

La fe y sus fru­tos

El na­ci­mien­to del mi­lag­ro de la fe pu­e­de su­ce­der inc­lu­so hoy. Un homb­re que ha sido se­pa­ra­do del ca­mi­no de Dios pu­e­de vol­ver a ser hijo de Dios. Un homb­re incré­du­lo pu­e­de lle­gar a ser par­te del rei­no de Dios por me­dio de la gra­cia del ar­re­pen­ti­mien­to.

Cu­an­do las per­so­nas re­ci­ben las bu­e­nas nu­e­vas del rei­no de Dios, el evan­ge­lio del perdón de los pe­ca­dos de Jesús, es­tas per­so­nas se vu­el­ven par­te del rei­no de Dios. El­los disf­ru­ta­ran de los bu­e­nos re­ga­los de Dios que Jesús du­ran­te su vida, suf­ri­mien­to y mu­er­te me­re­ció. El Espí­ri­tu San­to glo­ri­fi­ca a Cris­to como la única jus­ti­cia. Una per­so­na que ha re­ci­bi­do la gra­cia del ar­re­pen­ti­mien­to es un homb­re jus­to y acep­tab­le para Dios.

La fe no pro­vie­ne de nu­est­ra pro­pia fu­er­za o vo­lun­tad. La razón es in­ca­paz de comp­ren­der a Dios y los sec­re­tos del rei­no de Dios. El Espí­ri­tu San­to llama al homb­re a Dios a través del evan­ge­lio, per­mi­te que naz­ca la fe y ani­ma a man­te­ner la fe y la bu­e­na con­cien­cia. Además del Don de la fe, el Espí­ri­tu San­to tam­bién da ot­ros do­nes. Los fru­tos del espí­ri­tu san­to son: el amor, la alegr­ía, la paz, la pa­cien­cia, la bon­dad, la fi­de­li­dad, la man­se­dumb­re y el do­mi­nio de sí (Gál.5: 22-26).

El amor es el re­ga­lo más va­li­o­so. Los fru­tos del Espí­ri­tu San­to pu­e­den ven­cer a la car­ne y todo tipo de in­mun­di­cia. El Espí­ri­tu San­to ay­u­da y con­du­ce a una vo­lun­tad y comp­ren­sión don­de el pe­ca­do se ma­ni­fies­ta como pe­ca­do y la gra­cia es mi­se­ri­cor­dia. Se trata de la ob­ra del Espí­ri­tu San­to y el es­ta­do del co­razón. Es­ta ob­ra del Espí­ri­tu San­to se llama san­ti­fi­ca­ción. La gra­cia te en­se­ña a aban­do­nar el pe­ca­do y vi­vir la vida para que se pu­e­da cump­lir la vo­lun­tad de Dios. Es­te tipo de es­ti­lo de vida, fu­er­za de vo­lun­tad, luc­ha cont­ra el pe­ca­do y sus po­de­res se llama luc­ha cris­ti­a­na.

El Sa­cer­do­te del Espí­ri­tu San­to

Todo crey­en­te tie­ne el de­rec­ho, la opor­tu­ni­dad y el de­ber de hab­lar sob­re Jesús. Un crey­en­te es un sa­cer­do­te del Espí­ri­tu San­to. La mi­sión que Jesús da es dig­na: a través del po­der del Espí­ri­tu San­to, pre­di­ca­mos el perdón de los pe­ca­dos con la au­to­ri­dad que Jesús nos ha dado. él es qui­en Dios en­vió, y él nos en­vió a no­sot­ros.

“El que te oye a ti, me oye”, dec­la­ra nu­est­ro Se­ñor re­su­ci­ta­do (Lc 10:16). Qui­en es­cuc­he el fruto del Espí­ri­tu San­to, es de­cir el evan­ge­lio del perdón de los pe­ca­dos de ot­ro homb­re, no es­cuc­ha solo la voz del homb­re, sino el lla­ma­do de Jesús. Es en­ton­ces que re­ci­be el lla­ma­do de Dios.

El Espí­ri­tu San­to llama, reú­ne e ilu­mi­na. Es el Espí­ri­tu de la ver­dad, el Espí­ri­tu San­to te con­du­ce a la pa­lab­ra de Dios la luz y la gra­cia del espí­ri­tu, con­su­e­la y per­do­na los pe­ca­dos, nos ele­va de la tum­ba en la mu­er­te y nos da la vida eter­na.

Tex­to: Mau­no So­ro­nen

Es­te tex­to ha sido pub­li­ca­do en “El lib­ro del al­fa­be­to de la fe”, de SRK en 2012.

Tra­duc­ción: E.C

4.7.2020

"Minä ope­tan si­nua", sa­noo Her­ra, "minä osoi­tan si­nul­le oi­ke­an tien. Minä neu­von si­nua, kat­see­ni seu­raa as­ke­lei­ta­si." Ps. 32:8

Viikon kysymys