JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Jesús suf­rió por no­sot­ros

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
15.11.2017 6.55

Juttua muokattu:

1.1. 11:20
2020010111203420171115065500

El pe­ca­do se­pa­ra al homb­re de Dios. Por­que las pri­me­ras per­so­nas en el pa­raí­so ca­ye­ron en pe­ca­do, so­mos to­dos he­re­de­ros a la ten­den­cia al pe­car. Es­to se ma­ni­fes­ta en el mun­do con el mal, an­gus­tia y in­jus­ti­cia. Muc­ha gen­te de­sea pla­cer y éxito ra­pi­do mient­ras ol­vi­dan la vo­lun­tad de Dios.

El homb­re mis­mo no po­see po­der para luc­har cont­ra el pe­ca­do, aun­que tu­vie­ra una in­ten­ción sin­ce­ra de ha­cer el bien. El Após­tol Pab­lo dec­la­ra: “No hay qui­en en­tien­da, no hay qui­en bus­que a Dios. Todo se des­vi­a­ron, a una se hi­cie­ron inú­ti­les: no hay qui­en haga lo bu­e­no, ni si­qui­e­ra uno.” (Ro­ma­nos 3: 11-12).

Según la Bib­lia, una per­so­na que afir­ma ser sin pe­ca­do hace Dios apa­re­cer un men­ti­ro­so. La pa­lab­ra de Dios no toca la con­cien­cia de aqu­el­la per­so­na, sin em­bar­go qui­e­re vi­vir sin la guía y en­se­ñan­za. (1 Juan 1:10).

Dios es amor

Dios ama a la gen­te que Él creó. Por tan­to en­vió a su Hijo aquí en la tier­ra para re­con­ci­li­ar los pe­ca­dos de la hu­ma­ni­dad.

El pe­ca­do con­du­ce a la mu­er­te, eter­na­men­te se­pa­ra­do de Dios. El Hijo de Dios aceptó lle­var toda la ini­qui­dad y mu­rió en la cruz por no­sot­ros. Era una víctima ino­cen­te sin pe­ca­do. Él suf­rió un cas­ti­go que habr­ía per­te­ne­ci­do a no­sot­ros pe­ca­do­sos. Jesús, sin em­bar­go, fue ma­yor que la mu­er­te y re­su­citó al ter­cer día de la tum­ba. Con la re­sur­rec­ción ab­rió el ca­mi­no al cie­lo, a la vida eter­na.

La ob­ra re­con­ci­li­a­to­ra de Cris­to fue tan per­fec­ta que se ap­li­ca a toda la gen­te en el mun­do. Sin em­bar­go, uno tie­ne que creer es­ta re­den­ción del mis­mo Jesús, por­que sin fe no es po­sib­le ser ac­cep­tab­le para Dios.

“Por­que de tal ma­ne­ra amó Dios al mun­do, que ha dado a su Hijo unigé­ni­to, para que todo aqu­el que en él cree, no se pier­da, mas ten­ga vida eter­nal.” (Juan 3:16).

Quién se ar­re­pien­ta va a re­ci­bir el per­don

La pa­lab­ra comp­le­ta de Dios inc­lu­ye la ley y el evan­ge­lio. La ob­ra de la ley es most­rar el pe­ca­do como pe­ca­do, pero cu­an­do una per­so­na pe­ca­do­ra cree el evan­ge­lio, se li­be­ra los es­po­sas del pe­ca­do y por la gra­cia pu­e­de creer to­dos sus pe­ca­dos per­do­na­dos.

La esen­cia del evan­ge­lio es en­ton­ces el perdón de los pe­ca­dos. Dec­la­rar­lo es la ta­rea más im­por­tan­te en el rei­no de Dios. La fe trans­mi­te “de co­razón a co­razón”. El crey­en­te con el don del Espí­ri­tu San­to pu­e­de pre­di­car a cu­al­qui­er per­so­na pe­ca­do­ra to­dos sus pe­ca­dos per­do­na­dos. El mis­mo Hijo de Dios dijo: “A qui­e­nes re­mi­tie­reis los pe­ca­dos, les son re­mi­ti­dos” (Juan 20:23).

La gra­cia de Dios per­te­ne­ce a to­dos los que ar­re­pien­tan sus pe­ca­dos. Una per­so­na que ha de­ja­do la fe, pu­e­de reg­re­sar al rei­no de Dios por creer el evan­ge­lio que le es pre­di­ca­do. En me­dio de an­sie­da­des y du­das, el evan­ge­lio de Dios para los fie­les da fu­er­za, ga­nan­do nu­e­va con­fi­an­za y co­ra­je.

La fe pro­du­ce alegr­ía

La vida fe­liz con­tie­ne muc­has co­sas im­por­tan­tes, como la sa­lud, las bu­e­nas re­la­ci­o­nes, los me­di­os re­cur­sos y la se­gu­ri­dad. Pero la ma­yor fe­li­ci­dad con­tie­ne la fe viva. Es un re­ga­lo úni­ca­men­te por el mérito de Cris­to.

Un crey­en­te con perdón de pe­ca­dos y con una con­cien­cia lim­pia debe ser fe­liz y al­leg­re. Está ca­mi­nan­do al cie­lo.

Un crey­en­te en el ca­mi­no al cie­lo no está solo, por­que el Hijo de Dios ha pro­me­ti­do es­tar en me­dio de sus hi­jos to­dos los días has­ta el fin del mun­do. “abo­ga­do te­ne­mos para con el Pad­re, a Je­suc­ris­to el jus­to” (1 Juan 2: 1).

Tex­to: Ai­mo Mik­ko­nen

Pub­li­ca­ción: Päi­vä­mies 41/2016

Tra­duc­ción: H.H.

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 15.11.2017

4.12.2020

Si­nun puo­lee­si, Her­ra, minä kään­nyn. Ju­ma­la­ni, si­nun apuu­si minä luo­tan.

En­hän luo­ta tur­haan, et­hän an­na vi­hol­li­sil­le­ni sitä rie­mua, et­tä he voit­ta­vat mi­nut! Ps. 25:1–2

Viikon kysymys