JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

La con­fe­sión de los pe­ca­dos nos li­be­ra de las car­gas

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
15.11.2017 6.53

Juttua muokattu:

1.1. 12:07
2020010112073620171115065300

Un homb­re es en su vida como un vi­a­je­ro. Como un crey­en­te su des­ti­no es la casa del cie­lo. So­la­men­te la fe hace po­sib­le al­can­zar ese des­ti­no.

Cada uno de no­sot­ros he­mos cai­do al pe­ca­do y por eso me­re­ce­mos la mu­er­te eter­na. Si Dios no ama­ria la hu­ma­ni­dad, no pu­die­ra­mos ir a la casa del cie­lo. Las ob­ras del homb­re no bas­ta ni son acep­tab­les para la pu­ri­fi­ca­ción de los pe­ca­dos. Lo único que es válida es la ob­ra pu­ri­fi­ca­do­ra de Jesús.

La cosa más va­li­o­sa de nu­est­ra vida, la fe, no vale la pena a re­nun­ci­ar. La fe vale la pena cui­dar. La pa­lab­ra de Dios acon­se­ja: ”Man­te­nien­do la fe y bu­e­na con­cien­cia, de­sec­han­do la cual nauf­ra­ga­ron en cu­an­to a la fe al­gu­nos.” (1.Ti­mo­teo 1:19).

El re­ga­lo de la con­fe­sión de los pe­ca­dos

El evan­ge­lio cui­da a un vi­a­je­ro del ca­mi­no. En evan­ge­lio le pro­me­te el perdón de los pe­ca­dos: pu­e­des creer to­dos tus pe­ca­dos per­do­na­dos en el nomb­re y sang­re de Jesús. Cu­an­do se cree el evan­ge­lio, to­dos los pe­ca­dos se han bor­ra­do – no so­la­men­te una par­te de los pe­ca­dos sino to­dos.

Pu­e­de ser que sin em­bar­go en nu­est­ra con­cien­cia qu­e­de mo­les­tan­do algún hec­ho es­pe­ci­al. Sa­be­mos y sen­ti­mos que he­mos ac­tu­a­do cont­ra la vo­lun­tad de Dios. He­mos hec­ho pe­ca­do y eso pesa en nu­est­ra con­cien­cia como una car­ga.

Sin em­bar­go, en el rei­no de Dios es­ta­mos en buen cui­da­do. No se ne­ce­si­ta lle­var la car­ga. Nos han dado el re­ga­lo de la con­fe­sión de los pe­ca­dos. Po­de­mos con­tar la cosa que nos pre­o­cu­pa a ot­ro crey­en­te, un con­fi­ab­le vi­a­je­ro del ca­mi­no del cie­lo. El es nu­est­ro con­fe­sor que proc­la­ma el perdón de los pe­ca­dos. En esa proc­la­ma­ción se re­ci­be el perdón de Dios. Cu­an­do cree­mos, la car­ga de­sa­pa­re­ce de nu­est­ra con­cien­cia.

Si ofen­de­mos a nu­est­ro prójimo, es­to tam­bién da car­ga a nu­est­ra con­cien­cia. El Espí­ri­tu San­to en nu­est­ros co­ra­zo­nes nos acon­se­ja a ir hab­lar con nu­est­ro prójimo. El nos acon­se­ja a pe­dir perdón de lo que ha su­ce­di­do.

El con­fe­sor no debe hab­lar a na­die de las co­sas que se ha es­cuc­ha­do en la con­fe­sión. Con la con­fi­a­bi­li­dad se trata jus­to de eso que, el gu­ar­da el sec­re­to de la con­fe­sión.

Cu­an­do un crey­en­te se per­pet­ra a un hec­ho cont­ra la ley de la so­cie­dad, un cri­men, el Espí­ri­tu San­to acon­se­ja ar­reg­lar ese asun­to tam­bién de­lan­te de la ley ter­re­nal.

So­la­men­te por la gra­cia

Cu­an­do hab­la­mos del cui­da­do de la fe, qu­e­re­mos de­cir con eso que Dios cui­da sus hi­jos en su rei­no. Nos pre­gun­tan si qu­e­re­mos ser obe­dien­tes a la pa­lab­ra de Dios. Nos pre­gun­tan si qu­e­re­mos creer. Nos hace jus­tos so­la­men­te la ob­ra pu­ri­fi­ca­do­ra de Jesús, no la con­fe­sión.

La sal­va­ción pre­pa­ra­da para la hu­ma­ni­dad se re­ci­be so­la­men­te por la gra­cia. El vi­a­je­ro del ca­mi­no al cie­lo no ne­ce­si­ta lle­var car­gas sino la sang­re de Jesús lava nu­est­ros pe­ca­dos. Según la epís­to­la a los Ro­ma­nos el rei­no de Dios es ”jus­ti­cia, paz y gozo en Espí­ri­tu San­to” (Ro­ma­nos 14:17).

Tex­to: Veik­ko Si­vu­la

Tra­duc­ción: T.K & J.K

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 15.11.2017

4.12.2020

Si­nun puo­lee­si, Her­ra, minä kään­nyn. Ju­ma­la­ni, si­nun apuu­si minä luo­tan.

En­hän luo­ta tur­haan, et­hän an­na vi­hol­li­sil­le­ni sitä rie­mua, et­tä he voit­ta­vat mi­nut! Ps. 25:1–2

Viikon kysymys