JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Se es­cuc­ha­ba sa­lu­dos de paz en los ser­vi­ci­os en Fran­cia

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
15.11.2017 6.48

Juttua muokattu:

1.1. 11:20
2020010111203420171115064800

Hi­ci­mos un vi­a­je de ser­vi­ci­os a Saint Lou­is en Fran­cia con Ee­ro Nuo­li­o­ja. Vo­la­mos al ae­ro­pu­er­to de Ba­sel que está si­tu­a­da en lado de Fran­cia, pero es un ae­ro­pu­er­to com­par­ti­do ent­re Sui­za, Fran­cia y Ale­ma­nia. Des­de el ae­ro­pu­er­to nos qu­e­da­ba sólo un par de kiló­met­ros de vi­a­je para la casa de An­ne y Pat­rik Mic­hel, dónde se or­ga­ni­za­ba los ser­vi­ci­os.

Nos fa­mi­li­a­ri­za­mos con su casa y ce­na­mos con el­los el vier­nes por la noc­he. El­los hab­ían pu­es­to la casa muy bo­ni­ta ya con man­te­les blan­cos en las me­sas y túli­pa­nes en flo­re­ros. Nos da­mos cu­en­ta con Ee­ro como se ext­ra­ña­ba los ser­vi­ci­os de­vo­ta­men­te en la fa­mi­lia, cu­an­do el hijo me­nor de la fa­mi­lia, Fe­lix, nos pre­guntó:

- Tie­nen us­te­des, se­ño­res mi­nist­ros, las cor­ba­tas pu­es­tas ma­ña­na?

Des­pués de ha­ber dor­mi­do la noc­he en un ho­tel cer­ca­no, el pro­xi­mo día nos vol­vi­mos a casa de la fa­mi­lia Mic­hel dónde ya se hab­ía pre­sen­ta­do unos vein­te per­so­nas. Fe­lix nos es­pe­ra­ba con en­tu­si­as­mo en su ves­ti­do y con la cor­ba­ta pu­es­ta. Los vi­si­tan­tes de los ser­vi­ci­os eran jo­ve­nes que tra­ba­ja­ban o es­tu­di­a­ban en Eu­ro­pa Cent­ral, y fa­mi­li­as que hab­ían ve­ni­do de Sui­za, Fran­cia, y al­gu­nos has­ta de Che­quia. Era im­por­tan­te para to­dos po­der jun­tar­se a es­cuc­har la pa­lab­ra de Dios, a con­ver­sar sob­re la luc­ha en la fe, y a com­par­tir las no­ve­da­des de la vida.

Pri­me­ro ten­ía­mos una es­cu­e­la do­mi­ni­cal jun­tos con los ni­ños y adul­tos. El tema fue la apa­ri­ción de Jesús a sus discí­pu­los en el lago de Ti­be­ri­as. Los ni­ños es­cuc­ha­ban aten­ta­men­te y con­tes­ta­ban las pre­gun­tas del inst­ruc­tor.

Des­pués de una pau­sa Ee­ro nos pro­nun­ci­a­ba un sermón, y el tema fue la apa­ri­ción de Jesús para los discí­pu­los es­con­di­dos detrás de las pu­er­tas cer­ra­das. En el sermón Ee­ro dec­la­ra­ba que los discí­pu­los fu­e­ron tes­ti­gos de la re­sur­rec­ción. El­los en­tend­ían sólo des­pués de la re­sur­rec­ción que las pro­fec­ías de la Bib­lia se hab­ían re­a­li­za­do. Jesús trajó sa­lu­dos de paz para sus discí­pu­los que es­ta­ban al­lí detrás de las pu­er­tas cer­ra­das, y les daba el ofi­cio de la proc­la­ma­ción del perdón de los pe­ca­dos.

En mi sermón yo les re­cordé a los es­cuc­ha­do­res sob­re el amor enor­me que Dios nos ha de­most­ra­do al co­ger­se­nos y pro­te­ger­nos como sus hi­jos. Dios ha pro­me­ti­do a sus hi­jos una vida eter­na una vez en el cie­lo.

Du­ran­te las pau­sas no­ta­ba­mos que los ar­reg­los de los ser­vi­ci­os fun­ci­o­na­ban muy bien. Al­gu­nos vi­sin­tan­tes de los ser­vi­ci­os hab­ían traí­do los pas­te­les. La fa­mi­lia Mic­hel es­ta­ba en­car­ga­da de la co­mi­da. Casi to­dos los vi­si­tan­tes par­ti­ci­pa­ron en los ar­reg­los en tur­nos según sus ca­pa­ci­da­des.

Era tam­bién muy lla­ma­ti­vo ob­ser­var como los ni­ños se qui­e­ta­ron a es­cuc­har a los ser­mo­nes, al ser­vi­cio do­mi­ni­cal y la de­vo­ción que te­ni­a­mos. Sin em­bar­go, du­ran­te las pau­sas hab­ía bas­tan­te con­ver­sa­ción. Las can­ci­o­nes del Sión y him­nos re­so­na­ban fu­er­te­men­te, aun­que al máximo era­mos sólo 30 can­ta­do­res.

Al fin del día de los ser­vi­ci­os Ee­ro nos daba una de­vo­ción sob­re el tema ”Por qué vale la pena creer?”. Des­pués de la de­vo­ción con­ver­sa­mos, pri­me­ro en gru­pos y des­pués to­dos jun­tos. La con­ver­sa­ción era ani­ma­do y in­te­re­san­te.

El do­min­go el tema de los ser­vi­ci­os era el Buen Pas­tor. Los dos mi­nist­ros pre­di­ca­ban sob­re tex­tos que tra­ta­ban del mis­mo tema. Era un día de ve­ra­no bo­ni­to. Al can­tar un him­no ve­ra­nie­go, nos di­mos cu­en­ta que ver­da­de­ra­men­te ten­ía­mos al­lí una fies­ta, ”ser­vi­ci­os de ve­ra­no de Fran­cia”, como comp­robó Ee­ro en su hab­la.

Du­ran­te el último him­no nos sen­ti­mos nos­talg­ía, y al mis­mo tiem­po gra­ti­tud por ser hi­jos de Dios. Nu­est­ra ex­pe­rien­cia com­par­ti­da era que es­tos ser­vi­ci­os fu­e­ron es­pe­ra­dos y muy ne­ce­sa­ri­os para los hi­jos de Dios que vi­ven en di­fe­ren­tes par­tes de Eu­ro­pa Cent­ral.

Tex­to: Pent­ti Es­ko­la

Tra­duc­ción: L.S.

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 15.11.2017

4.12.2020

Si­nun puo­lee­si, Her­ra, minä kään­nyn. Ju­ma­la­ni, si­nun apuu­si minä luo­tan.

En­hän luo­ta tur­haan, et­hän an­na vi­hol­li­sil­le­ni sitä rie­mua, et­tä he voit­ta­vat mi­nut! Ps. 25:1–2

Viikon kysymys