JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Un car­pin­te­ro ay­u­da a const­ruir la cong­re­ga­ción

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
5.4.2019 15.37

Juttua muokattu:

23.12. 02:44
2019122302442820190405153700

¿ Cómo es ser­vir en la cong­re­ga­ción la­es­ta­di­a­na en África? Ni­co­las Deh de Togo nos cu­en­ta sob­re sus ta­re­as como mi­nist­ro en la cong­re­ga­ción lo­cal y el pro­ce­so de es­tab­le­cer el cris­ti­a­nis­mo la­es­ta­di­a­no en África oc­ci­den­tal.

To­golés Ni­co­las Deh está de vi­a­je mi­si­o­ne­ro en Se­ne­gal, Gam­bia, y Gui­nea en África oc­ci­den­tal.

Deh ha ser­vi­do como mi­nist­ro du­ran­te va­ri­os años en Togo, don­de hab­ían nu­e­ve sier­vos de la pa­lab­ra, la pri­ma­ve­ra pa­sa­da. Hay pla­nes pen­dien­te para lla­mar a cu­at­ro her­ma­nos más para ser­vir es­te año.

– El tra­ba­jo mi­si­o­ne­ro lo­cal en Togo sig­ni­fi­ca que to­dos los mi­nist­ros pre­di­can en di­fe­ren­tes cong­re­ga­ci­o­nes de Togo tres fi­nes de se­ma­na cada mes, Deh desc­ri­be el prog­ra­ma de los ser­vi­ci­os lo­ca­les.

El car­pin­te­ro en­contró la fe en Su­e­cia

Ni­co­las Deh tra­ba­ja como const­ruc­tor. Emp­lea un equi­po de const­ruc­to­res. El clien­te nor­mal­men­te ad­qui­e­re los ma­te­ri­a­les, mient­ras que Deh or­ga­ni­za a los tra­ba­ja­do­res y ma­ne­ja el prog­re­so del pro­yec­to de la const­ruc­ción.

Ni­co­las Deh es­capó de las con­di­ci­o­nes ines­tab­les de su país ori­gen a Su­e­cia en el prin­ci­pio de los años no­ven­ta. Es­ta­ba bus­can­do la paz para su al­ma ent­re muc­hos gru­pos re­li­gi­o­sos y fi­nal­men­te en­contró a los la­es­ta­di­a­nos con­ser­va­ti­vos. Re­ci­bió la gra­cia del ar­re­pen­ti­mien­to, reg­resó a Togo para con­tar­les a la gen­te sob­re la paz que hab­ía en­cont­ra­do. Man­ten­ía con­tac­to con los crey­en­tes en Su­e­cia.

Des­pués de que LLC, la or­ga­ni­za­ción cent­ral de los crey­en­tes en Amé­ri­ca Nor­te, em­pezó el tra­ba­jo mi­si­o­ne­ro y el tra­ba­jo de los crey­en­tes en Ke­nya se es­tab­le­ció, los crey­en­tes en Togo re­gist­ra­ron l’Eg­li­se Luthé­rien­ne La­es­ta­dien­ne du Togo, la ig­le­sia lu­te­ra­na la­es­ta­di­a­na de Togo. Deh es el pre­si­den­te de la ig­le­sia.

A me­nu­do vi­a­jan­do, a ve­ces en casa

Además de te­ner ser­vi­ci­os lo­ca­les, Ni­co­las Deh acom­pa­ña a los mi­nist­ros como guía e intérp­re­te dos ve­ces al año en vi­a­jes mi­si­o­ne­ros que du­ran una se­ma­na.

Tam­bién ha par­ti­ci­pa­do en al­gu­nos vi­a­jes de diez días para al­gu­nos ot­ros paí­ses af­ri­ca­nos don­de se or­ga­ni­za ser­vi­ci­os.

– Al prin­ci­pio mi mu­jer en­contró es­te rit­mo de tra­ba­jo difí­cil, pero aho­ra nu­est­ros hi­jos son ma­yo­res y ma­ne­ja­mos las ta­re­as domés­ti­cas más fácil­men­te.

Nic­ho­las dice que ha ap­ren­di­do a res­pe­tar el tiem­po que pasa en la casa. Él qui­e­re pa­sar tiem­po con su fa­mi­lia du­ran­te los días de tra­ba­jo y du­ran­te un fin de se­ma­na cada mes.

Él y su es­po­sa Ce­ci­le Deh, tie­nen seis hi­jos, el me­nor de el­los con cin­co años.

Hab­lan­do fran­ca­men­te, sin ro­de­os

Ni­co­las Deh de­sea que los crey­en­tes re­cu­er­den en las ora­ci­o­nes de aqu­el­los que tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad y que les con­temp­len con una men­te mi­se­ri­cor­di­o­sa.

– Pu­e­de que al­gui­en es­ta cal­la­do en una reu­nión pero más tar­de se qu­e­ja de las co­sas que no se han ma­ne­ja­do bien.

Deh ref­le­xi­o­na sob­re sus pro­pi­as ac­ti­vi­da­des y de­be­res y la for­ma en que se ha de­sar­rol­la­do a lo lar­go del tiem­po.

– He en­ten­di­do que la ret­ro­a­li­men­ta­ción es im­por­tan­te. ¿Cómo podr­ía ver que al­gu­na prac­ti­ca mía ha sido pre­ju­di­ci­al? Cu­an­do al­gui­en da una crítica, es po­sib­le in­ten­tar ac­tu­ar me­jor.

– An­te­ri­or­men­te, al­gu­na vez res­pond­ía brus­ca­men­te si sent­ía que una práctica o com­por­ta­mien­to per­tur­ba­ba al rei­no de Dios.

Di­fi­cul­ta­des que ay­u­dan en el tra­ba­jo

El jo­ven cong­re­ga­ción en África oc­ci­den­tal está suf­rien­do de do­lo­res de cre­ci­mien­to.

– Aquí en África en par­ti­cu­lar, he es­cuc­ha­do a ve­ces pa­lab­ras du­ras en dis­cu­si­o­nes. Ne­ce­si­ta­mos muc­ho perdón. Pien­so que las di­fi­cul­ta­des que he­mos vi­vi­do en la cong­re­ga­ción en Togo nos ay­u­da en nu­est­ras dis­cu­si­o­nes con las cong­re­ga­ci­o­nes de ot­ros paí­ses.

Sin em­bar­go Deh pien­sa hay un de­sar­rol­lo po­si­ti­vo.

– Pa­re­ce que Dios ha es­ta­do tra­ba­jan­do tam­bién en Gam­bia, y el en­ten­di­mien­to mu­tuo está me­jo­ran­do al­lí. La atmós­fe­ra de perdón y mi­se­ri­cor­dia da fruto.

”Veo la ob­ra de Dios”

Deh se ha dado cu­en­ta de que él ne­ce­si­ta ap­ren­der de los prin­ci­pi­os bási­cos de la fe.

– Cu­an­do re­ci­bi­mos mi­nist­ros del oc­ci­den­te vi­sitán­do­nos aquí, la gen­te pu­e­de pen­sar que podr­ían ob­te­ner algún be­ne­fi­cio fi­nan­cie­ro si se unie­ran a ese grupo. Solo de­be­mos con­tar­les con ca­ri­ño que el rei­no de Dios no es ni co­mi­da, ni be­bi­da, sino que la fe pre­ce­de a to­das las demás co­sas, y que se in­vi­ta a los homb­res a acep­tar el perdón y la fe a sí mis­mo.

En Agos­to Deh hizo un vi­a­je mi­si­o­ne­ro por va­ri­os paí­ses y eso le puso ref­le­xi­o­nar sob­re lo que sabe y es ca­paz de ha­cer.

– Aho­ra que he ter­mi­na­do ese vi­a­je, en­tien­do que Dios ha pre­pa­ra­do los co­ra­zo­nes y ha abier­to su pa­lab­ra. Aun­que soy fe­liz que Dios ha po­di­do usar­me en su ob­ra, lo más im­por­tan­te es que mi pro­pio nomb­re está esc­ri­to en el Lib­ro de la Vida.

Au­tor: Mik­ko Ju­vo­nen, Ju­ha­ni Oja­leh­to

Pub­li­ca­ción: Los da­tos del Ni­co­las Deh son del lib­ro: En­contré el rei­no de Dios, SRK 2012, Mia Kaut­to y Han­na Ra­ti­lai­nen

Tra­duc­ción: H.H.

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä kie­li­liit­tees­sä tam­mi­kuus­sa 2019

1.4.2020

Her­ra, mi­nun Ju­ma­la­ni, ku­kaan ei ole si­nun ver­tai­se­si! Sinä olet teh­nyt suu­ria te­ko­ja, sinä ajat­te­let mei­dän pa­ras­tam­me. Ps. 40:6

Viikon kysymys