JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Amos interpretaba en los servicios de su pueblo

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
10.5.2017 9.27

Juttua muokattu:

1.1. 11:14
2020010111140820170510092700

- He ora­do du­ran­te de­ce­nas de años para que pu­e­da re­ci­bir el perdón de los pe­ca­dos. Así contó una per­so­na qui­en aca­ba­ba de es­cuc­har y creer el Evan­ge­lio del perdón.

La gen­te crey­en­te pro­si­gue la ta­rea que Jesús dio a sus pro­pi­os discí­pu­los, y pre­di­ca “el ar­re­pen­ti­mien­to y el perdón de los pe­ca­dos”. Se ha dado el po­der de per­do­nar los pe­ca­dos a los crey­en­tes. Po­de­mos leer sob­re es­to en el Evan­ge­lio de San Juan, capí­tu­lo 20: “ Re­ci­bid el Espí­ri­tu San­to. A qui­e­nes re­mi­tie­reis los pe­ca­dos, les son re­mi­ti­dos; y a qui­e­nes se los re­tu­vie­reis, les son re­te­ni­dos.”

Para el hec­ho de ar­re­pen­ti­mien­to no exis­te un cier­to lu­gar o un tiem­po de­fi­ni­do. Si una per­so­na cu­en­ta que el pe­ca­do está pe­san­do en su con­cien­cia, un crey­en­te le proc­la­ma el perdón de los pe­ca­dos por la re­con­ci­li­a­ción de Jesús. En­ton­ces es un mo­men­to bu­e­no para re­ci­bir la ben­di­ción del evan­ge­lio.

Nos gus­tar­ían ser per­so­nas me­jo­res y cor­re­gir nu­est­ras ob­ras. Sin em­bar­go, no se ar­re­pien­te de for­ma que pri­me­ro se me­jo­ra la vida y des­pués, cu­an­do se sien­te su­fi­cien­te­men­te bu­e­no, se une a el grupo de los hi­jos de Dios. Jesús ad­vier­te de tal ar­re­pen­ti­mien­to. (Mat. 12: 44-45)

La fe cam­bia la vida

La razón y la fe son lo opu­es­to oca­si­o­nal­men­te, por­que la fe no se pu­e­de al­can­zar por me­dio de la razón. Inc­lu­so, es­ta es la vo­lun­tad de Dios: “ Pues ya que en la sa­bi­dur­ía de Dios, el mun­do no co­no­ció a Dios me­di­an­te la sa­bi­dur­ía, ag­radó a Dios sal­var a los crey­en­tes por la lo­cu­ra de la pre­di­ca­ción.” (1 Co­rin­ti­os 1:21.).

Jesús en­fa­tizó la fe como la de un niño y mostró al niño como un ejemp­lo para el crey­en­te. Un niño conf­ía en sus pad­res: aún un bebé pe­qu­e­ño conf­ía en re­ci­bir la aten­ción y el cui­da­do ne­ce­sa­rio. De la mis­ma ma­ne­ra Dios qui­e­re que no­sot­ros con­fie­mos en su pa­lab­ra.

Para el ra­zo­na­mien­to de una per­so­na es “un sermón ton­to” que exis­ten hi­jos de Dios en es­ta tier­ra, qui­e­nes han dec­la­ra­do el perdón de los pe­ca­dos en la tier­ra des­de los tiem­pos des­de la mu­er­te de Jesús has­ta hoy en día. Pero Dios ha pro­me­ti­do en su pa­lab­ra que tal “sermón ton­to” va a sal­var aqu­el­los qui­e­nes creen en él.

Dios deja el Evan­ge­lio inf­lu­en­ci­ar como “fru­tos del Espí­ri­tu” en una per­so­na. El ser hu­ma­no no ne­ce­si­ta ha­cer nada más que re­ci­bir una ben­di­ción, Dios le va a dar todo lo demás. Es el Dios qui­en nos da, por me­dio del Evan­ge­lio, las fu­er­zas de creer. Cu­an­do un homb­re re­ci­be el perdón de los pe­ca­dos, se ali­men­ta el de­seo de cam­bi­ar su vida de acu­er­do con la vo­lun­tad de Dios.

Tex­to: Juha Luok­ka­la

Pub­li­ca­ción: Päi­vä­mies 27/2015

Tra­duc­ción: V. y D. N.

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 10.5.2017

16.7.2024

Herra sanoi Moosekselle: ”Minä olen sinun isäsi Jumala, Abrahamin, Iisakin ja Jaakobin Jumala.” Silloin Mooses peitti kasvonsa, sillä hän pelkäsi katsoa Jumalaa. 2. Moos. 3:6

Viikon kysymys