JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Cris­to Re­den­tor

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
5.12.2019 15.23

Juttua muokattu:

2.1. 11:02
2020010211022620191205152300

En el mun­do que Dios creó todo es­ta­ba bien. Pero todo cam­bió cu­an­do el ene­mi­go de las al­mas tentó a Eva a que co­mie­ra el fruto del árbol pro­hi­bi­do. La mu­jer no pudo re­sis­tir la ten­ta­ción, sino que la tomó y se la co­mió. En­ton­ces el­la se la dio a su es­po­so y es­te tam­bién co­mió.

Dios llamó a qui­e­nes ca­ye­ron en pe­ca­do y habló con el­los. El Se­ñor mal­di­jo a la ser­pien­te y puso per­se­cu­ción ent­re la se­mil­la de la ser­pien­te y de la mu­jer. Al mis­mo tiem­po Dios in­formó que la se­mil­la de la mu­jer rom­perá la ca­be­za de la ser­pien­te.

Es­ta fue la pro­me­sa de sal­va­ción y de re­den­ción, en la que el Pad­re y el Hijo es­ta­ban con­ver­san­do des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos “Mi hijo eres tú, yo te en­gendré hoy. Pídeme, y te daré por he­ren­cia las na­ci­o­nes y como po­se­sión tuya los con­fi­nes de la tier­ra.” (Sal 2: 7-8) El hijo es­ta­ba fe­liz de cump­lir con la vo­lun­tad del pad­re (Sal 40:9).

En el mo­men­to de la caí­da, la ima­gen de Dios en el homb­re fue cor­rom­pi­da y el homb­re em­pezó a ser at­raí­do por el mal. él no ama a Dios sino a sí mis­mo y al mun­do. (KO 22, Doct­ri­na Cris­ti­a­na de la Ig­le­sia Evangé­li­ca-Lu­te­ra­na de Fin­lan­dia) El após­tol Pab­lo dec­la­ra que no hay bien en él, por­que el pe­ca­do ha­bi­ta en su car­ne y sang­re.

Muc­has per­so­nas han bus­ca­do la paz en su con­cien­cia sin dar­se cu­en­ta de que el homb­re es sal­vo solo por la fe, solo por la gra­cia, solo por Je­suc­ris­to. Al ha­cer­lo, pu­e­den ha­ber bus­ca­do un Dios mi­se­ri­cor­di­o­so a través de su pro­pio tra­ba­jo, oran­do, ley­en­do la Bib­lia, o prac­ti­can­do el bien.

Solo por Cris­to

El amor del pad­re Ce­les­ti­al, la gra­ci­as de Dios y la fe viva están comp­le­ta­men­te re­la­ci­o­na­das y uni­dos con Jesús qui­en es nu­est­ra sal­va­ción. El após­tol Pab­lo esc­ri­bió en el Lib­ro de Co­rin­ti­os “Dios es­ta­ba en Cris­to re­con­ci­li­an­do con­si­go al mun­do, no tomán­do­les en cu­en­ta a los homb­res sus pe­ca­dos, y nos en­cargó a no­sot­ros la pa­lab­ra de la re­con­ci­li­a­ción.” (2 Co. 5:19)

La gra­cia de Dios se acer­ca al homb­re a través de los pe­ca­do­res ar­re­pen­ti­dos , a través de los sa­cer­do­tes del Espí­ri­tu San­to. Para aqu­el­los que están en an­gus­tia a cau­sa de sus pe­ca­dos, Je­suc­ris­to es el Re­den­tor de to­dos los pe­ca­dos. En el sermón del evan­ge­lio, Dios re­ga­la la fe con la que lim­pia el co­razón. Los sir­vien­tes, es de­cir los crey­en­tes, vis­ten al niño pródigo con el ves­ti­do de fies­ta más caro. Es el ves­ti­do de bo­das, la jus­ti­cia, que Jesús ha pre­pa­ra­do para to­dos.

Man­tengá­mo­nos des­pier­tos en la fe

El na­ci­mien­to de Jesús es un acon­te­ci­mien­to muy gran­de en la his­to­ria del mun­do. Pero más im­por­tan­te es el hec­ho de que si Jesús no hu­bie­se na­ci­do, ningún homb­re tendr­ía la vida eter­na. ”Por­que la paga del pe­ca­do es mu­er­te, mas la dádiva de Dios es vida eter­na en Cris­to Jesús Se­ñor nu­est­ro.” (Ro 6:23).

Las pro­fec­ías de los pro­fe­tas sob­re el Mes­ías se cump­lie­ron li­te­ral­men­te en el na­ci­mien­to del Sal­va­dor en la Na­vi­dad, su re­la­ción con la gen­te y sus discí­pu­los, en los suf­ri­mien­tos del Vier­nes San­to y en su mu­er­te en la cruz, la re­sur­rec­ción vic­to­ri­o­sa en la Pas­cua y la as­cen­sión. Los hi­jos de Dios del nu­e­vo pac­to están es­pe­ran­do con fe ver el día en que Jesús vendrá por se­gun­da vez a la tier­ra. En­ton­ces ya no tendrá mi­se­ri­cor­dia de na­die. Y les dará a to­dos un jui­cio jus­to. Los ben­de­ci­dos del Pad­re están lla­ma­das a la glo­ria eter­na del cie­lo, pero los mal­di­tos están lla­ma­dos a la per­di­ción eter­na. Solo Dios sabe cuán­do lle­gará el último día.

Na­ci­do de la Vir­gen Mar­ía

Dios hab­ía es­co­gi­do a la Vir­gen Mar­ía como mad­re de su hijo, el ángel le dijo a la jo­ven Mar­ía: “Y aho­ra, con­ce­birás en tu vient­re, y darás a luz un hijo, y lla­marás su nomb­re JESúS. El Espí­ri­tu San­to vendrá sob­re ti, y el po­der del Altí­si­mo te cub­rirá con su somb­ra; por lo cual tam­bién el San­to Ser que na­cerá, será lla­ma­do Hijo de Dios.” (Lc 1:31,35).

El fiel crey­en­te José, que es­ta­ba a pun­to de aban­do­nar en sec­re­to a su es­po­sa em­ba­ra­za­da re­ci­bió la vi­si­ta de un ángel con un men­sa­je: “José, hijo de Da­vid, no te­mas re­ci­bir a Mar­ía, tu mu­jer, por­que su hijo ha sido con­ce­bi­do por el Espí­ri­tu San­to. Mar­ía tendrá un hijo, a qui­en pondrás por nomb­re JESúS, por­que él sal­vará a su pu­eb­lo de sus pe­ca­dos”. (Mt 1:20,21.)

Muc­ha gen­te nie­ga que Jesús na­ció de Vir­gen. La razón del homb­re no pu­e­de comp­ren­der el sec­re­to de la fe. La fe ab­re el en­ten­di­mien­to. El hijo de Dios na­ció sin pe­ca­do, san­to y puro. El tra­ba­jo de re­den­ción de Je­suc­ris­to cub­re toda la vida hu­ma­na: co­mien­za en el mo­men­to en que se crea en el vient­re de la mad­re y llega al último mo­men­to, has­ta la mu­er­te. La vida es un mi­lag­ro único dado por Dios por el cual el homb­re es res­pon­sab­le an­te el da­dor de la vida.

Jesús ex­pió nu­est­ros pe­ca­dos

El vier­nes San­to, Je­suc­ris­to es­tu­vo an­te de Dios y clamó en agon­ía: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has aban­do­na­do? En sus últi­mas pa­lab­ras, el Sal­va­dor dijo: “todo está cump­li­do”. Por el amor a to­das las per­so­nas, Jesús suf­rió, mu­rió en la Cruz, der­ramó su sang­re y cump­lió la ley exi­gen­te de Dios por no­sot­ros. Sin der­ra­ma­mien­to de sang­re, no hay perdón de pe­ca­do. Pab­lo en­se­ña en el Lib­ro de Gála­tas: “Pero cu­an­do vino el cump­li­mien­to del tiem­po, Dios en­vió a su Hijo, na­ci­do de mu­jer y na­ci­do bajo la ley, para que re­di­mie­se a los que es­ta­ban bajo la ley, a fin de que re­ci­bié­se­mos la adop­ción como sus hi­jos”. (Gl 4:4-5).

Y a través de Isa­ías, Dios animó a su pu­eb­lo di­cien­do: ”No te­mas, que yo te he re­di­mi­do te he lla­ma­do por tu nomb­re, tú eres mío. Cu­an­do cru­ces las agu­as, yo es­taré con­ti­go, cu­an­do cru­ces los ríos, no te cub­rirán sus agu­as, cu­an­do ca­mi­nes por el fu­e­go, no te qu­e­marás ni te ab­ra­sarán las lla­mas”. (Is 43:1-2).

En el ter­cer día Jesús re­su­citó de ent­re los mu­er­tos, para ha­cer­nos jus­tos. En la re­sur­rec­ción, Jesús ven­ció el pe­ca­do y el po­der de la mu­er­te. Así Jesús nos hizo acep­tab­les a Dios y ab­rió un ca­mi­no al cie­lo para aqu­el­los que creen en la sal­va­ción.

Tex­to: Pek­ka Ter­vo.

Es­te tex­to se ha pub­li­ca­do en el lib­ro “En el Fu­tu­ro y la es­pe­ran­za”, de SRK en 2000. El tex­to se ha re­cor­ta­do.

Tra­duc­ción: E.C

4.7.2020

"Minä ope­tan si­nua", sa­noo Her­ra, "minä osoi­tan si­nul­le oi­ke­an tien. Minä neu­von si­nua, kat­see­ni seu­raa as­ke­lei­ta­si." Ps. 32:8

Viikon kysymys