JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

La Ley de Dios y Su Sig­ni­fi­ca­do

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
11.5.2015 15.22

Juttua muokattu:

1.1. 23:53
2020010123532420150511152200

La ley es est­ric­ta y exi­gen­te. Jesús en­señó que has­ta un pen­sa­mien­to malo en el co­razón del homb­re es una transg­re­sión a la vo­lun­tad de Dios. Na­die es ca­paz de vi­vir su vida de tal ma­ne­ra que nun­ca transg­re­da la vo­lun­tad de Dios. Sin em­bar­go, la ley es con­di­ci­o­nal y exi­ge obe­dien­cia comp­le­ta.

El tra­ba­jo per­fec­to de Cris­to

Pab­lo en­señó: “Por­que lo que era im­po­sib­le para la ley, por cu­an­to era débil por la car­ne, Dios, en­vi­an­do a Su Hijo en se­me­jan­za de car­ne de pe­ca­do y a cau­sa del pe­ca­do, con­denó al pe­ca­do en la car­ne” (Ro­ma­nos 8:3).

A cau­sa de que el homb­re no es per­fec­to y le es im­po­sib­le vi­vir sin transg­re­dir la vo­lun­tad de Dios. Dios lo hizo todo, a través Si mis­mo por no­sot­ros. Dios en­vió a su hijo, na­ci­do bajo la ley, para que re­di­mie­se a los que es­ta­ban bajo la ley (Gála­tas 4:4-5).

Solo Jesús ha vi­vi­do ab­so­lu­ta­men­te según la vo­lun­tad de Dios. Nu­est­ra re­den­ción no está ba­sa­da en nu­est­ra ino­cen­cia, más bien en la per­fec­ción de Cris­to. La ma­ne­ra de es­tar en unión con Dios no es el ser obe­dien­te a la ley, sino por me­dio de Je­suc­ris­to. El propó­si­to de la ley es el de des­per­tar el ar­re­pen­ti­mien­to y traer per­so­nas re­no­va­das a Cris­to, para unir­los a Su re­ba­ño de se­gui­do­res. Me­di­an­te el po­der del Espí­ri­tu, Cris­to es el evan­ge­lio que da vida. El Espí­ri­tu San­to des­pier­ta la fe en la per­so­na, y es la fe que per­mi­te a la per­so­na ser du­e­ño de la ob­ra per­fec­ta de Cris­to.

La jus­ti­cia de la ley y la jus­ti­cia de la fe

Las esc­ri­tu­ras cla­ra­men­te di­fe­ren­ci­an ent­re la jus­ti­cia ba­sa­da en la obe­dien­cia a la ley y la jus­ti­cia de la fe. Pab­lo en sus en­se­ñan­zas usó a Ab­ra­ham, el pad­re de la fe, como un ejemp­lo. Ab­ra­ham creyó en la pro­me­sa de Dios y le fue con­ta­do por jus­ti­cia. Ab­ra­ham no era jus­to, qui­e­re de­cir que no era acep­tab­le a Dios a base de sus ob­ras, sino en la base de su fe. Pero esos que de­pen­den de las ob­ras de la ley están bajo mal­di­ción (Ro­ma­nos 4, Gála­tas 3).

Pab­lo en­fa­tizó: “y la ley no es de fe, sino que dice: “El que hi­cie­re es­tas co­sas vi­virá por el­las. Cris­to nos re­di­mió de la mal­di­ción de la ley, hec­ho por no­sot­ros mal­di­ción (por­que está esc­ri­to: Mal­di­to todo el que es col­ga­do en un ma­de­ro), para que en Cris­to Jesús la ben­di­ción de Ab­ra­ham al­can­za­se a los gen­ti­les, a fin de que por la fe re­ci­bié­se­mos la pro­me­sa de Espí­ri­tu” (Gála­tas 3:12-14).

La jus­ti­cia ba­sa­da en obe­dien­cia a la ley y la jus­ti­cia por me­dio de la fe no en­ca­jan jun­tas. Se exc­lu­yen así mis­mas. Pab­lo exp­resó es­to a los Gála­tas: “De Cris­to os des­li­gas­teis, los que por la ley os jus­ti­fic­áis; de la gra­cia hab­éis caí­do” (Gála­tas 5:4).

Esc­la­vi­tud de la ley y la li­ber­tad del Espí­ri­tu

Pab­lo inst­ru­yó: “Es­tad, pues, fir­mes en la li­ber­tad con que Cris­to nos hizo lib­res, y no est­éis ot­ra vez su­je­tos al yu­go de esc­la­vi­tud” (Gála­tas 5:1). La ley no da el po­der para obe­de­cer­la, solo co­lo­ca de­man­das y re­qu­e­ri­mien­tos a las per­so­nas. Es por eso que Pab­lo dijo que el vi­vir bajo la ley es vi­vir bajo un yu­go y los cris­ti­a­nos no de­ber­ían de dar con­sen­ti­mien­to a vi­vir así. Un esc­la­vo tie­ne que obe­de­cer la vo­lun­tad y de­man­das de su amo a todo tiem­po.

Esc­la­vi­tud bajo la ley sig­ni­fi­ca se­guir las reg­las. La men­te hu­ma­na tien­de a pen­sar que con una lis­ta de reg­las pre­pa­ra­da se pu­e­de fa­ci­li­tar la fe y ha­cer que la vida como crey­en­te sea más fácil. Es­to ape­la a la razón. Sin em­bar­go, la fe vi­vien­te no es obe­dien­cia a las reg­las de la ley. Na­die es acep­tab­le a los ojos de Dios solo por obe­de­cer las reg­las, y tam­po­co es po­sib­le ad­qui­rir un ma­nu­al con inst­ruc­ci­o­nes, ni mo­de­los ope­ra­ci­o­na­les para todo. Dios, por me­dio de Su Hijo a li­be­ra­do a los cris­ti­a­nos inc­lu­so de in­ten­tar ser ab­so­lu­ta­men­te puro. Dios por Sí mis­mo, nos guía con Su Espí­ri­tu San­to que ha pu­es­to en el co­razón de cada crey­en­te. La con­cien­cia de un cris­ti­a­no está li­ga­da a la pa­lab­ra de Dios. El Espí­ri­tu San­to tam­bién inst­ru­ye a los hi­jos de Dios acer­ca de los asun­tos de la fe y de la vida.

La ley di­ri­ge a la per­so­na por afu­e­ra. Mient­ras que El Espí­ri­tu de Dios guía al crey­en­te por dent­ro. Los cris­ti­a­nos si­gu­en la vo­lun­tad de Dios por vo­lun­tad pro­pia. El Espí­ri­tu de Dios en­se­ña que la vo­lun­tad de Dios es jus­ta, bu­e­na y da el de­seo de ser obe­dien­te. La gra­cia de Dios nos en­se­ña a ne­gar toda im­pie­dad (Tito 2:11-12). El Espí­ri­tu San­to le mu­est­ra al cris­ti­a­no cu­an­do ha transg­re­di­do en cont­ra de Dios y ha caí­do en pe­ca­do. Es en­ton­ces que el Espí­ri­tu San­to nos inst­ru­ye y nos da el po­der de pe­dir perdón y a cor­re­gir la transg­re­sión. La ob­ra per­fec­ta del Cris­to rec­ti­fi­ca las fal­tas del homb­re ha­cia Dios y nos re­di­me, pero el homb­re tie­ne que so­por­tar las con­se­cu­en­ci­as de sus pro­pi­os hec­hos.

Tex­to: Ilk­ka Leh­to

Tra­duc­ción: Mi­ri­am Ma­gee

Fu­en­te: Kris­ti­tyn va­paus, Ajan­koh­tais­ta 2014

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä kie­li­liit­tees­sä 6.5.2015.

5.7.2020

Jee­sus sa­noo: "Mene, älä­kä enää tee syn­tiä." Joh. 8:11

Viikon kysymys