JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Los sac­ra­men­tos

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
16.11.2016 12.02

Juttua muokattu:

1.1. 23:39
2020010123395320161116120200

El sac­ra­men­to en el len­gu­a­ge ec­le­siás­ti­co, se re­fie­re a las ent­re­gas que se per­ci­ben como es­pe­ci­al­men­te im­por­tan­te y sag­ra­do. La Bib­lia no hab­la de nin­gu­no de los sac­ra­men­tos, y va­ri­as de­no­mi­na­ci­o­nes no están de acu­er­do en su número. La ig­le­sia cató­li­ca y la Ig­le­sia or­to­do­xa tie­nen sie­te sac­ra­men­tos, las ig­le­si­as de la Re­for­ma tie­nen sólo dos: el bau­tis­mo y la co­mu­nión. Las ig­le­si­as de la Re­for­ma, o sea, las ig­le­si­as pro­tes­tan­tes, ex­po­nen como sac­ra­men­tos aqu­el­los man­da­mien­tos, que se ba­san en el reg­la­men­to y la inst­ruc­ción par­ti­cu­lar de Jesús.

La pa­lab­ra au­dib­le y vi­su­al

El ras­go ca­rac­terís­ti­co del sac­ra­men­to es un ele­men­to vi­sib­le. Se lla­man a la pa­lab­ra vi­sib­le de Dios. En el prin­ci­pio, Dios creó todo sólo por me­dio de su pa­lab­ra. Tam­bién la fe de la per­so­na em­pien­za por el oír de la pa­lab­ra. La Pa­lab­ra de Dios tie­ne po­ten­cia su­fi­cien­te para trans­fe­rir las mon­ta­ñas y para rup­tu­rar el co­razón hu­ma­no. La pa­lab­ra de Dios es una her­ra­mien­ta in­vi­sib­le. Tam­bién los sac­ra­men­to­sel bau­tis­mo y la co­mu­nión con­tie­ne la pa­lab­ra­da de Dios, además conl­le­va la ma­te­ria vi­sib­le. En el bau­tis­mo es el agua, en la co­mu­nión son el pan y el vino.

Lu­te­ro en­señó que el agua sin la pa­lab­ra de Dios es simp­le­men­te agua, pero cu­an­do se com­bi­na con la pa­lab­ra de Dios, es la agua de mer­ced de la vida. Del mis­mo modo, se pu­e­de de­cir que el pan y el vino sin la pa­lab­ra de Dios son me­ros pan y el vino, pero cu­an­do se com­bi­na con la pa­lab­ra de Dios es­tos, son el cu­er­po y la sang­re de Cris­to. La pre­cen­cia del Sal­va­dor mis­mo exis­te in­vi­sib­le pero real en la co­mu­nión y el bau­tis­mo. Él mis­mo nos com­par­te su mi­se­ri­cor­dia a través de ma­te­ri­a­les vi­sib­les. Los sac­ra­men­tos son enc­rip­ta­dos, ma­ra­vil­lo­sos e in­comp­ren­sib­les para la razón. Fu­e­ra de la uti­li­za­ción de los su­je­tos de los sac­ra­men­tos no con­tie­ne po­der sob­re­na­tu­ral. Aún así, de­ben ser tra­ta­dos con res­pe­to.

Por me­dio de la sen­cil­la en­se­ñan­za de la Bib­lia, la pa­lab­ra de Dios tie­ne que anun­ci­ar a to­dos, pero los sac­ra­men­tos se di­vi­den aqu­el­los que han re­ci­bi­do la pa­lab­ra y la han creí­do. De acu­er­do con la in­vi­ta­ción de Jesús, los após­to­les pre­di­ca­ron el Evan­ge­lio en pri­mer lu­gar, y lu­e­go bau­ti­za­ron aqu­el­los en cu­yos co­ra­zo­nes el Espí­ri­tu San­to hab­ía dado a luz a la fe. La mesa de la co­mu­nión no se puso a to­das las per­so­nas en la Ig­le­sia pri­mi­ti­va, pero solo los crey­en­tes se reu­nie­ron al­re­de­dor de el­la. Se uti­li­zan los sac­ra­men­tos ade­cu­a­da­men­te cu­an­do están re­ci­bi­dos en la fe. Al mis­mo tiem­po, son como el ju­ra­men­to de fi­de­li­dad, por­que Dios ase­gu­ra a través de el­los, que Él es fiel y mi­se­ri­cor­di­o­so con los pe­ca­do­res. De es­ta ma­ne­ra se for­ta­le­cerá nu­est­ra fe y nos da la fu­er­za y la es­pe­ran­za.

A ve­ces se tie­ne la imp­re­sión de que la sal­va­ción hu­ma­na de­pen­derá de los sac­ra­men­tos. Sin em­bar­go, la au­sen­cia de los sac­ra­men­tos no deja a na­die per­der­ce. Sólo desp­re­ci­ar­los lo hace. Según la pa­lab­ra de Dios, los sac­ra­men­tos no cam­bi­an a un incré­du­lo en crey­en­te, y tam­bién uno que ya fu­e­ra bau­ti­za­do, pu­e­de de­jar su fe. Tal homb­re debe ar­re­pen­tir­se. Dios es mi­se­ri­cor­di­o­so con el pe­ca­dor, no se pu­e­de rec­ha­zar la ab­so­lu­ción de un ar­re­pen­ti­do.

¿Cómo enf­ren­ta­mos a las co­sas sag­ra­das?

Los sac­ra­men­tos son los ac­tos sag­ra­dos, lo que sig­ni­fi­ca que la cena san­ta no es la co­mi­da y la be­bi­da ha­bi­tu­al ni el bau­tis­mo es cu­al­qui­er ope­ra­ción de la­va­do. La san­ti­dad de los sac­ra­men­tos se de­ber­ía amp­li­ar para inc­luir el len­gu­a­je común. El disf­ru­te de la co­mu­nión y el disf­ru­te de al­co­hol son co­sas di­fe­ren­tes, aun­que el vino sac­ra­men­tal con­tie­ne al­co­hol ge­ne­ral­men­te.

El bau­tis­mo es el sac­ra­men­to de la sa­li­da al vi­a­je que se re­a­li­za una sola vez. La so­mu­nión es el sac­ra­men­to de la jor­na­da, que se pu­e­den disf­ru­tar aún di­a­ri­a­men­te. En nin­gu­no de los dos sac­ra­men­tos se en­cu­ent­ra la edad ap­ro­pi­a­da de la Bib­lia, y la práctica var­ía. La edad ade­cu­a­da y la práctica cor­rec­ta sólo exis­ten en nu­est­ra men­te, y de­pen­den de la tra­di­ción. El bau­tis­mo de ni­ños y el bau­tis­mo de adul­tos tie­nen igu­al va­lor, así como el bau­tis­mo de mo­ja­mien­to y el bau­tis­mo de la in­mer­sión.

Los pad­res pu­e­den lle­var a sus hi­jos con el­los a la ig­le­sia de la co­mu­nión. Los ni­ños tam­bién pu­e­den ve­nir a la mesa de la co­mu­nión. Des­pués de todo, es la cena de la fa­mi­lia de Dios. Si se sien­te ext­ra­ño lle­var a los ni­ños a la co­mu­nión, se pu­e­de so­li­ci­tar que el niño sea ben­di­ci­do. ¿Es po­sib­le de de­se­ar al­go me­jor para un niño que de­se­ar que “la gra­cia de nu­est­ro Se­ñor Je­suc­ris­to, el amor de Dios el Pad­re y la pre­cen­cia del Espí­ri­tu San­to esté con us­te­des”? Para los ni­ños hay razón con­vie­ne para en­se­ñar simp­le­men­te la im­por­tan­cia de la co­mu­nión, de­cir­les al­go como es­to: Jesús está re­al­men­te pre­sen­te aqui, a pe­sar de que no lo po­de­mos ver. El for­ta­le­cerá nu­est­ra fe.

Tex­to: Yr­jö Tala

Pub­li­ca­ción: Vuo­si­kir­ja 2006, Oi­kea ja vää­rä (Anu­a­rio 2006, El cor­rec­to e in­cor­rec­to)

Tra­duc­ción: Ve­ro­ni­ka y Da­vid Na­vas

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 16.11.2016

5.7.2020

Jee­sus sa­noo: "Mene, älä­kä enää tee syn­tiä." Joh. 8:11

Viikon kysymys