JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Acuér­da­te de mí

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
5.12.2019 15.30

Juttua muokattu:

2.1. 11:02
2020010211022620191205153000

Muc­has ve­ces, cu­an­do me des­pi­do, se me han dic­ho: “¡Acuér­da­te de mí cu­an­do te di­ri­ges a Pad­re Ce­les­ti­al”. O simp­le­men­te: “¡Acuér­da­te de mí!”

He pen­sa­do que es­ta pe­ti­ción no es so­la­men­te una bo­ni­ta cos­tumb­re. Es la súplica de un débil cris­ti­a­no que qui­e­re ser re­cor­da­do en las ora­ci­o­nes. Lo más im­por­tan­te para él o el­la es per­ma­ne­cer en fe y lle­gar al ho­gar del cie­lo.

A ve­ces, me vie­ne a la men­te un co­no­ci­do con que sol­ía­mos char­lar de los asun­tos más im­por­tan­tes de la vida. Es­ta per­so­na simpá­ti­ca hab­ía de­ja­do su fe y lo ten­ía como un re­cu­er­do do­lo­ro­so en sí mis­mo.

Nun­ca me contó exac­ta­men­te por que hab­ía re­nun­ci­a­do a su fe. Me dijo: “Ya lo sa­bes. El pe­ca­do ec­ha afu­e­ra la fe de co­razón.” Le dije: “Pero sí que tie­nes el de­rec­ho de creer to­dos los pe­ca­dos per­do­na­dos. Con muc­ho gus­to te pre­di­cará tus pe­ca­dos per­do­na­dos en el nomb­re y sang­re de Jesús.”

“Ya lo sé pero no es la hora. Se­gu­ra­men­te voy a ar­re­pen­tir­me más tar­de.” Así nu­est­ra char­la sob­re fe se ter­minó un par de ve­ces. Desg­ra­ci­a­da­men­te la hora de ar­re­pen­tir­se nun­ca llegó. Cu­an­do es­cuché la tris­te no­ti­cia, re­cor­da­ba a sus pa­lab­ras con muc­ha pena.

Ten­go ot­ro re­cu­er­do de una per­so­na que me sol­ía de­cir: “Oye, he pro­me­ti­do a Dios que nun­ca voy a de­jar es­ta fe.” Son pa­lab­ras que der­roc­han con­fi­an­za. Sin em­bar­go le res­pondí: “Pues, no ha­ga­mos vo­tos tan fu­er­tes por que so­mos cris­ti­a­nos débi­les. Si Dios qui­e­re, te­ne­mos el de­seo de creer e ir al cie­lo.”

La fe es un asun­to po­si­ti­vo y da bu­e­nas co­sas a nu­est­ra vida. El após­tol enu­me­ra los fru­tos del espí­ri­tu: amor, gozo, paz, pa­cien­cia, ama­bi­li­dad, bon­dad, fi­de­li­dad, man­se­dumb­re y do­mi­nio pro­pio.

¿No qu­er­r­ía­mos to­dos que es­ta es­tas co­sas sean par­te de nu­est­ra vida tem­po­ral? Sin em­bar­go, no po­de­mos con­se­guir­los no­sot­ros mis­mos, sino Dios los da como re­ga­lo suyo. Dios no solo re­par­te es­tos fru­tos de fe, que fal­la­mos en re­co­no­cer en no­sot­ros mis­mos, sino tam­bién nos da la vida eter­na.

Es­te mun­do im­po­ne gran­des exi­gen­ci­as a fe. Como crey­en­tes de­ber­ía­mos ser per­so­nas per­fec­tas. Un crey­en­te no pu­e­da ca­er­se y co­me­ter ac­tos in­mo­ra­les. Si un crey­en­te cae en pe­ca­do, es una no­ti­cia de gran re­le­van­cia. Al­gu­nos qui­e­ren usar es­ta no­ti­cia como evi­den­cia que, al fin y al cabo, la fe no sir­ve para nada.

Las caí­das y el pe­ca­do son co­sas ma­las, y tam­bién los crey­en­tes los co­me­ten. Si una per­so­na es per­fec­ta, ya no ne­ce­si­ta mi­se­ri­cor­dia, perdón de los pe­ca­dos y fe.

El re­fu­gio del débil está en Dios tal y como se esc­ri­be en el sal­mo: “A ti, Se­ñor, ele­vo mi al­ma. Eres mi Dios, y en ti conf­ío.” (Sal­mo 25: 1-2).

Cu­an­do con­fi­a­mos en nu­est­ras pro­pi­as fu­er­zas, pen­sa­mos que do­mi­na­mos es­ta vida y la vida ve­ni­de­ra. Pen­sa­mos que po­de­mos de­ter­mi­nar el ar­re­pen­ti­mien­to y el fu­tu­ro.

Sin em­bar­go, no po­de­mos do­mi­nar nu­est­ra vida. Aún con el me­jor es­fu­er­zo re­sul­tará una catást­ro­fe. La mu­er­te es el pago del pe­ca­do. Após­tol Pab­lo esc­ri­be: “Así pues, no de­pen­de de que el homb­re qui­e­ra o se es­fu­er­ce, sino de que Dios ten­ga mi­se­ri­cor­dia.”

Al hab­lar del ar­re­pen­ti­mien­to y la fe, mi pad­re sol­ía de­cir: “Sí que creer­ía, si Dios me mu­est­re si­qui­e­ra un mi­lag­ro.” Le enu­meré los hec­hos mi­lag­ro­sos de Dios pero no fue su­fi­cien­te para que hu­bie­ra lle­ga­do es­tar in­te­re­sa­do en fe.

Mi char­la más le enojó que me ay­udó a man­te­ner una bu­e­na re­la­ción con él. Por eso in­ten­ta­ba no hab­lar de la fe con mi pad­re. A pe­sar de no hab­lar, Dios tra­ba­ja­ba en él. A través de una en­fer­me­dad, Dios le pre­paró a mi pad­re para re­ci­bir el mi­lag­ro más gran­de, la gra­cia de Dios.

Un día mi mad­re me pi­dió que vi­si­ta­ra a mi pad­re que es­ta­ba en­fer­mo en la cama. Cu­an­do hab­la­ba de las co­sas de es­ta vida, mi pad­re dijo: “Ya no me in­te­re­san co­sas como es­tas.”

Sorp­ren­di­do le pre­gunté: “¿Te in­te­re­sa más los asun­tos de fe?” “Sí”, res­pon­dió.

Fue un mo­men­to muy aleg­re cu­an­do le pre­di­qué los pe­ca­dos per­do­na­do en el nomb­re y la sang­re ex­pi­a­to­ria de Jesús. Las lágri­mas cam­bi­a­ron en alegr­ía. Una paz ma­ra­vil­lo­sa des­cen­dió a nu­est­ros co­ra­zo­nes.

Nos ab­ra­za­mos y sentí que mi pad­re fu­e­ra aún más ama­do. Cu­an­do re­cu­er­do es­te mo­men­to me vie­ne a la men­te las pa­lab­ras del após­tol Pab­lo: “Dios tie­ne mi­se­ri­cor­dia de qui­en él qui­e­re te­ner­la” (Ro­ma­nos 9:18)

Cu­an­do Jesús es­ta­ba col­ga­do en la cruz, ten­ía lad­ro­nes en am­bos la­dos. Se les hab­ían con­de­na­do a la mu­er­te por sus hec­hos. El ot­ro ladrón se unió con el pu­eb­lo y bur­la­ba a Jesús pi­dien­do “mi­lag­ro”: “Si tú eres el Cris­to, ¡sálvate a ti mis­mo y sálva­nos a no­sot­ros!” (Lu­cas 23:39)

El co­razón del ot­ro ladrón hab­ía abier­to cu­an­do es­cuchó a Jesús hab­lar a su Pad­re y orar por los mal­hec­ho­res. Por eso vol­vió a Jesús y pi­dió: “Acuér­da­te de mí cu­an­do lle­gu­es a tu rei­no.” (Lu­cas 23:42) Jesús oyó la pe­ti­ción y le ay­udó: “De cier­to te digo que hoy es­tarás con­mi­go en el pa­raí­so.” (Lu­cas 23:43)

Un crey­en­te es hijo de Dios y ha­bi­tan­te del rei­no de Dios. Pe­di­mos como el esc­ri­tor del sal­mo: “Re­cu­er­da, Se­ñor, que en todo tiem­po me has most­ra­do tu amor y tu mi­se­ri­cor­dia.” (Sal­mo 25:6)

En com­pañ­ía del pu­eb­lo de Dios po­de­mos sen­tir una co­mu­nión fu­er­te y po­de­mos orar como en un cántico de Sión

(SL 122:2): ¡Llevé­mo­nos unos a ot­ros al trono de gra­cia y acordé­mo­nos de los her­ma­nos en las ora­ci­o­nes! An­da­mos jun­tos en el ca­mi­no del cie­lo si se­gui­mos yen­do en el cui­da­do del Pas­tor.

Tex­to: Ola­vi Val­li­vaa­ra

Tra­duc­ción: A.V.

Es­te blog fue pub­li­ca­do en la re­vis­ta en In­ter­net de Päi­vä­mies 9.6.2019

30.11.2020

Her­ra, osoi­ta mi­nul­le tie­si, ope­ta mi­nua kul­ke­maan pol­ku­ja­si. Oh­jaa mi­nut to­tuu­tee­si ja ope­ta mi­nua, sinä Ju­ma­la­ni, aut­ta­ja­ni! Si­nuun minä luo­tan ai­na. Ps. 25:4–5

Viikon kysymys