JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

La bondad de Dios invita al arrepentimiento

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
10.5.2017 9.23

Juttua muokattu:

1.1. 11:14
2020010111140720170510092300

Rei­ci­bis­te la in­vi­ta­ción a la fies­ta?

– Sí, lo re­cibí, pero no se como ves­tir­me.

– Pero en la in­vi­ta­ción lo acon­se­ja­ron.

Hay va­ri­os ti­pos de in­vi­ta­ci­o­nes. Al­gu­nas de el­las uno acep­ta, a ve­ces uno tie­ne im­pe­di­men­tos.Por lo ge­ne­ral, se pre­pa­ra para la fies­ta res­pe­tan­do a la per­so­na qui­en en­vió la in­vi­ta­ción.

La ma­yor de to­das las in­vi­ta­ció­nes se­cu­la­res, es la in­vi­ta­ción a la co­mu­ni­dad de Dios di­ri­gi­da a todo el mun­do (Lu­cas 14: 16–23). Es­to tie­ne su base en el amor de Dios hac­ía el ser hu­ma­no.

Dios creó al ser hu­ma­no a su ima­gen. Sin em­bar­go, el pe­ca­do dañó es­ta ima­gen. Por su amor, Dios es­tab­le­ció un plan para sal­var­le al ser hu­ma­no que hab­ía caí­do al pe­ca­do. Sob­re es­te plan, ten­ía un acu­er­do con su Hijo ya an­tes que fu­e­se cre­a­do el mun­do. En es­te plan Dios in­vi­ta al ser hu­ma­no a vol­ver a su unión.

Un don per­fec­to por gra­cia

La in­vi­ta­ción que Dios pre­sen­ta al ser hu­ma­no es tan­to un don como un con­se­jo. Un re­ga­lo no es re­ga­lo si se re­qui­e­re es­fu­er­zos para re­ci­bir­lo. Un don per­fec­to se re­ci­be por la gra­cia, por la bu­e­na vo­lun­tad de el que lo da. Para re­ci­bir el don que Dios nos di­ri­ge, se re­qui­e­re la fe en Dios y en su pa­lab­ra. Es­te don es el perdón de los pe­ca­dos. Además, la in­vi­ta­ción de Dios comp­ren­de tam­bién la ben­di­ción de la vida tem­po­ral y la vida eter­na.

La fe es tra­ba­jo de Dios (Juan 6:29, Fil 1:29). Dios ab­re el co­razón a re­ci­bir el don de la fe. Por la fe, un ser hu­ma­no pu­e­de lle­gar a ser pro­pie­ta­rio de la jus­ti­cia con­fec­ci­o­na­da por Cris­to. Así se pre­pa­ra para la fies­ta ce­les­ti­al res­pe­tan­do al Pad­re, vis­tién­do­se de in­de­pen­dien­te­men­te tal ma­ne­ra que le sir­ve a Dios al lle­gar an­te sus ojos.

Un ser hu­ma­no no pu­e­de me­re­cer su pro­pia bie­na­ven­tu­ran­za. Para es­to, se ne­ce­si­ta el gran amor de Dios. Es­ta in­di­ca­ción del amor y bon­dad se veía y es­cuc­ha­ba en el Jordán, cu­an­do San Juan Bau­tis­ta dijó al ver­le a Jesús: ”He aquí el Cor­de­ro de Dios, que qui­ta el pe­ca­do del mun­do!” (Juan 1:29). Dios dió su Hijo para ex­pi­a­ción de nu­est­ros pe­ca­dos. Por es­to, nu­est­ra bie­na­ven­tu­ran­za se fun­da to­tal­men­te en el amor per­fec­to de Dios.

El buen men­sa­je, el evan­ge­lio, le in­vi­ta al ser hu­ma­no que ha per­di­do la co­ne­xión viva con Dios. Mar­tin Lu­te­ro comp­ru­e­ba: ”No por mi pro­pia razón ni por mi pro­pi­as fu­er­zas pu­e­do creer en Jesús Cris­to, mi Se­ñor, ni lle­gar don­de Él está. Sin em­bar­go, el Espí­ri­tu San­to me ha in­vi­ta­do por el evan­ge­lio, me ha ac­la­ra­do sus do­nes, santí­fi­ca­do y pro­te­gi­do en la fe cor­rec­ta.”

La in­vi­ta­ción al ar­re­pen­ti­mien­to

Dios se di­ri­ge y le des­pier­ta al ser hu­ma­no en los des­ti­nos de vida, en la na­tu­ra­le­za y en las eta­pas de los pu­eb­los. Es­pe­ci­al­men­te se di­ri­ge a no­sot­ros y nos in­vi­ta en su pa­lab­ra. Si oy­e­reis hoy su voz, no en­du­rez­caís vu­est­ros co­ra­zo­nes, como en la pro­vo­ca­ción (Heb­re­os 3:15).

Dios es pa­cien­te y ge­ne­ro­so en su amor. Él es­pe­rará para te­ner pie­dad, será exal­ta­do te­nien­do mi­se­ri­cor­dia (Isa­ías 30:18). De to­dos mo­dos, hay que re­cor­dar que Dios no rep­ren­de o in­vi­ta in­fi­ni­ta­men­te. La in­vi­ta­ción del amor de Dios es siemp­re se­ria. Según las pa­lab­ras de Jesús, los que no acep­tan la in­vi­ta­ción, no lle­garán al cie­lo (Lu­cas 14:24).

Es ca­rac­terís­ti­co a un ser hu­ma­no pos­po­ner la de­si­ción. Muc­has per­so­nas cal­cu­lan y di­cen que se ar­re­pen­tarán al­gu­na vez más lu­e­go, cu­an­do ya serán ma­yo­res o cu­an­do se acer­cará la mu­er­te.

Un versí­cu­lo en la car­ta a los Ro­ma­nos (Ro­ma­nos 2:4) estí­mu­la al ser hu­ma­no a ref­le­xi­o­nar pre­gun­tan­do: ¿Me­nosp­re­ci­as las ri­qu­e­zas de su be­nig­ni­dad, pa­cien­cia y lon­ga­ni­mi­dad, ig­no­ran­do que su be­nig­ni­dad te guía al ar­re­pen­ti­mien­to? El amor de Dios que pu­e­de sal­var sir­ve para un ser hu­ma­no in­de­pen­dien­te­men­te como uno se en­cu­ent­re. Al ar­re­pen­tir­se una per­so­na se sal­va a sí mis­mo (Eze­qui­el 18:27).

Los pro­pi­os de Dios pre­di­can

Muc­has per­so­nas se pre­gun­tan es­tos dias: Don­de en­cu­ent­ro al Dios vivo, don­de pu­e­do te­ner com­pa­sión? Cris­to fundó su rei­no en la tier­ra. Juan cu­en­ta como la nu­e­va Je­ru­salén des­cen­dió del cie­lo (Apo­ca­lip­sis 21:2-3). En es­ta ciu­dad san­ta, en el rei­no de Dios, se ha es­con­di­do la pa­lab­ra de Dios.

La ta­rea del rei­no de Dios es pre­sen­tar con­ti­nu­a­men­te el buen men­sa­je del evan­ge­lio. Dios ha de­ja­do a sus pro­pi­os el en­car­go de proc­la­mar la pa­lab­ra de re­con­ci­li­a­ción (2. Cor 5:18). Por el evan­ge­lio, Dios si­gue in­vi­tan­do a los pe­ca­do­res a ar­re­pen­tir­se. Él es­pe­ra con pa­cien­cia para po­der con­ce­der gra­cia, y gui­ar­le a un ser hu­ma­no a ser ha­bi­tan­te de su rei­no.

Cu­an­do Cris­to vu­el­va nu­e­va­men­te al mun­do en su glo­ria y bril­lo, los ha­bi­tan­tes del rei­no de Dios se le­van­tan don­de el re­mi­ten­te de la in­vi­ta­ción, Pad­re ce­les­ti­al está. El evan­ge­lio lleva a los que lo creen con­si­go a la aleg­ria eter­na.

Tex­to: Oi­va Sa­ve­la

Pub­li­ca­ción: Sii­o­nin Lä­he­tys­leh­ti 1/2016

Tra­duc­ción: L. S.

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 10.5.2017

16.7.2024

Herra sanoi Moosekselle: ”Minä olen sinun isäsi Jumala, Abrahamin, Iisakin ja Jaakobin Jumala.” Silloin Mooses peitti kasvonsa, sillä hän pelkäsi katsoa Jumalaa. 2. Moos. 3:6

Viikon kysymys