JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

La ob­ra de Cris­to con­tin­úa como la ob­ra del Espí­ri­tu San­to

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
15.11.2017 6.55

Juttua muokattu:

1.1. 12:07
2020010112075020171115065500

Pen­te­costés es el día de con­me­mo­ra­ción del env­ío del Espí­ri­tu San­to.

En el pri­mer Pen­te­costés, el Espí­ri­tu San­to des­cen­dió sob­re los Após­to­les en for­ma vi­sib­le. Pen­te­costés es uno de los tres gran­des días san­tos del año litúr­gi­co. Acor­de a es­tas ce­leb­ra­ci­o­nes, nu­est­ro año litúr­gi­co se di­vi­den en los per­ío­dos de Na­vi­dad, de Pas­cua y de Pen­te­costés. Sin em­bar­go, en las últi­mas déca­das, Pen­te­costés ha per­di­do su sig­ni­fi­ca­do, y en la men­te de muc­has per­so­nas, el con­te­ni­do de es­te día san­to se ha des­di­bu­ja­do.

El Espí­ri­tu San­to une a los crey­en­tes

Aun­que no po­de­mos ver al Espí­ri­tu San­to, la ter­ce­ra per­so­na de la di­vi­ni­dad es tan real y efec­ti­va hoy como du­ran­te los tiem­pos de los Após­to­les. Según la cris­ti­an­dad lu­te­ra­na, la ob­ra de Cris­to en el mun­do con­tin­úa como la ob­ra del Espí­ri­tu San­to en su cong­re­ga­ción. El Espí­ri­tu San­to for­ma a los crey­en­tes para ser una cong­re­ga­ción, cu­an­do se les une al Cris­to, inc­lu­so unos con ot­ros. La ig­le­sia es el cu­er­po de Cris­to que el Espí­ri­tu re­a­ni­ma.

Según la en­se­ñan­za de Jesús, el Espí­ri­tu San­to es el Espí­ri­tu de la Ver­dad, que ema­na del Pad­re y da tes­ti­mo­nio de Cris­to. El Espí­ri­tu San­to de­fien­de a los se­gui­do­res de Cris­to, les guía a co­no­cer la ver­dad y les in­for­ma de lo que está por ve­nir. Es­te Espí­ri­tu no pu­e­de ser ob­te­ni­do por la gen­te del mun­do. Según Jesús, el Espí­ri­tu San­to re­ve­la que el mun­do está equi­vo­ca­do. Tam­bién mu­est­ra lo que es el pe­ca­do, la jus­ti­cia y el jui­cio. El Espí­ri­tu San­to no hab­la di­fe­ren­te­men­te que el Pad­re y el Hijo, pero in­ter­me­dia su men­sa­je.

El perdón de Dios

El Espí­ri­tu San­to di­ri­ge la fun­ción de la cong­re­ga­ción de Dios en la tier­ra. Sin em­bar­go, no sig­ni­fi­ca que los miemb­ros de la cong­re­ga­ción no pu­e­dan ha­cer fal­sas elec­ci­o­nes jun­tos. Por lo tan­to, es im­por­tan­te es­cuc­har cons­tan­te­men­te lo que el Espí­ri­tu dice a las cong­re­ga­ci­o­nes, así como Jesús mis­mo guio. En la Bib­lia hay muc­hos ejemp­los don­de los após­to­les en si­tu­a­ci­o­nes in­de­ci­sos están es­tu­di­an­do cui­da­do­sa­men­te lo que ser­ía la so­lu­ción según la men­te del Espí­ri­tu San­to.

La ta­rea más im­por­tan­te del Espí­ri­tu San­to en la tier­ra está re­la­ci­o­na­da con el perdón de los pe­ca­dos. Cu­an­do Jesús les dio el Espí­ri­tu San­to a sus discí­pu­los, tam­bién les dio el de­ber y la au­to­ri­dad de per­do­nar pe­ca­dos. Jesús no les dio es­te pu­es­to so­la­men­te a los após­to­les, sino a to­dos los que creen en él y que le si­gu­en a él. Cu­an­do un crey­en­te proc­la­ma la ab­so­lu­ción, esen­ci­al­men­te no imp­li­ca el perdón del homb­re, sino de Dios. Dios ob­ra a través de una per­so­na, me­di­an­te su Espí­ri­tu San­to.

To­dav­ía hoy, el Espí­ri­tu San­to si­gue fun­ci­o­nan­do en la ig­le­sia de Dios. Él act­úa en los crey­en­tes en el de­seo de cont­ri­buir para que la pa­lab­ra de Dios con­tin­úe, y tam­bién se les da el po­der ne­ce­sa­rio.

Tex­to: Pek­ka Ait­ta­kum­pu

Pub­li­ca­ción: Päi­vä­mies 19/2016

Tra­duc­ción: V.N & D.N

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 15.11.2017

4.12.2020

Si­nun puo­lee­si, Her­ra, minä kään­nyn. Ju­ma­la­ni, si­nun apuu­si minä luo­tan.

En­hän luo­ta tur­haan, et­hän an­na vi­hol­li­sil­le­ni sitä rie­mua, et­tä he voit­ta­vat mi­nut! Ps. 25:1–2

Viikon kysymys