JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Editorial: La Fe es un Don de Dios

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
20.11.2013 8.00

Juttua muokattu:

1.1. 23:47
2020010123473720131120080000

Según la en­se­ñan­za de Jesús, los ni­ños creen en Él. Dios otor­ga el don de la fe en cada niño que nace en es­te mun­do (Ma­teo 18:06). Si el al­ma de un niño no es cui­da­da con el Evan­ge­lio del perdón de los pe­ca­dos, el pe­ca­do se apo­de­ra de su co­razón y se cae del rei­no de Dios (Ef. 2:01). Hay muc­ha gen­te en el mun­do que vive fu­e­ra del rei­no de Dios, en el rei­no del di­ab­lo (Ma­teo. 13:38).

La Bib­lia nos ad­vier­te que si uno mu­e­re en la inc­re­du­li­dad, es­ta per­so­na se va a la per­di­ción (Mar­cos 16:16). La per­di­ción no es pre­pa­ra­da para la gen­te, sino para el di­ab­lo y sus ánge­les (Ma­teo 25:41). Dios de­sea que ni si­qui­e­ra una sola per­so­na vaya a la per­di­ción, sino que re­ci­ba la vida eter­na (Juan 3:16). Es­ta es la razón por la cual Él llama a la gen­te de vu­el­ta a Su rei­no.

Una per­so­na que vive en la inc­re­du­li­dad no pu­e­de to­mar la de­ci­sión de reg­re­sar al rei­no de Dios por su pro­pia cu­en­ta. Jesús dijo, “Nin­gu­no pu­e­de ve­nir a mí, si el Pad­re que me en­vió no le tra­je­re” (Juan 6:44).

Dios des­pier­ta el co­no­ci­mien­to del pe­ca­do en el co­razón de una per­so­na incré­du­la, a través de Su ley (Rom. 3:20). La ley de Dios re­qui­e­re del homb­re la ver­dad de pen­sa­mien­to, pa­lab­ra y ob­ra (Ma­teo 22:37–40). Se le mu­est­ra a una per­so­na que al pe­car se ha re­be­la­do cont­ra Dios.

Una per­so­na que ha sido des­per­ta­da por la ley, se ar­re­pien­te de sus pe­ca­dos y co­mien­za a pre­gun­tar qué debe ha­cer para que él pu­e­da vol­ver a con­ver­tir­se en un hijo de Dios. Ni una sola per­so­na es ca­paz de ga­nar la sal­va­ción por sus pro­pi­os ac­tos. To­dos es­ta­mos cor­rom­pi­dos por el pe­ca­do (Rom. 3:12). La Bib­lia re­la­ta que una per­so­na ne­ce­si­ta de la gra­cia de Dios para ob­te­ner el perdón de sus pe­ca­dos y con­ver­tir­se en un hijo de Dios.

El di­ab­lo no qui­e­re li­be­rar a una per­so­na de sus gar­ras. Él afir­ma que no vale la pena que se ar­re­pien­tan. Jesús, sin em­bar­go, re­cu­er­da: ”Por­que ¿qué ap­ro­vec­hará al homb­re, si ga­na­re todo el mun­do, y per­die­re su al­ma?” (Mar­cos 8:36). La Bib­lia nos ad­vier­te en cont­ra de rec­ha­zar la lla­ma­da de Dios, ”Si oy­e­reis hoy su voz, no en­du­rezc­áis vu­est­ros co­ra­zo­nes” (Heb. 3:7–8). La cu­es­tión más im­por­tan­te en la vida del homb­re es bus­car el rei­no de Dios y Su jus­ti­cia. Dios le da a una per­so­na, jun­to con Su rei­no, todo lo demás que ne­ce­si­ta (Ma­teo 6:33; Mar­cos 10:29–30).

Uno pu­e­de ent­rar en el rei­no de Dios sólo a través del ar­re­pen­ti­mien­to. Jesús ex­hor­ta: ”El tiem­po se ha cump­li­do, y el rei­no de Dios se ha acer­ca­do: ar­re­pent­íos, y creed en el evan­ge­lio” (Mar­cos 1:15). Jesús en­vió a los su­yos a pre­di­car el ar­re­pen­ti­mien­to y el perdón de los pe­ca­dos a to­das las per­so­nas (Lu­cas 24:47).

El rei­no de Dios se acer­ca a las per­so­nas a través de la pre­di­ca­ción del Evan­ge­lio inc­lu­so hoy en día. Cu­an­do una per­so­na oye y cree en el evan­ge­lio del perdón de los pe­ca­dos, la sang­re de Jesús lim­pia el co­razón y re­ci­be el Espí­ri­tu San­to en su co­razón (Ef. 1:13, Heb. 9:14). Se pu­e­de disf­ru­tar de la paz, la alegr­ía y la li­ber­tad en el rei­no de Dios (Gála­tas 5:22; Rom. 14:17).

Con es­te fol­le­to de­se­a­mos la ben­di­ción de Dios a to­dos sus lec­to­res. Nu­est­ra ora­ción es que los artí­cu­los de es­te fol­le­to for­ta­lez­can la fe de los hi­jos de Dios y llame a los incré­du­los al rei­no de Dios.

Pek­ka Ait­ta­kum­pu

Tra­duc­ción: Mi­ran­da Hend­rick­son

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä kie­li­lii­tees­sä 11/2013

15.7.2024

Hän loistaa valona, hän säteilee kirkkautta, hohde verhoaa hänen suuren voimansa. Hab. 3:4

Viikon kysymys