JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

El rei­no de dios y el po­der del evan­ge­lio

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
24.5.2016 13.00

Juttua muokattu:

1.1. 23:32
2020010123321820160524130000

Jesús ex­hor­ta que bus­qu­e­mos pri­me­ra­men­te el rei­no de Dios y su jus­ti­cia (Ma­teo 6.33). Ore­mos jun­tos ”ven­ga tu rei­no” y cree­mos ”tuyo es el rei­no, el po­der, y la glo­ria, por to­dos los sig­los” (Ma­teo 6.10, 13).

El rei­no de Dios ”no es co­mi­da ni be­bi­da, sino jus­ti­cia, paz y gozo en el Espí­ri­tu San­to (Ro­ma­nos 14.17). Muc­hos pien­san que el rei­no de Dios es el cie­lo, don­de Dios vive y a don­de los crey­en­tes podrán ent­rar una vez. Pero, según la Bib­lia, es po­sib­le hal­lar y ex­pe­ri­men­tar el rei­no de Dios ya en es­te tiem­po.

No se pu­e­de ver el rei­no de Dios en un mapa del mun­do, está al­lá don­de hay crey­en­tes. Creen que exis­te una san­ta cong­re­ga­ción cris­ti­a­na. Los crey­en­tes anun­ci­an: ”el rei­no de los cie­los se ha acer­ca­do” (Ma­teo 10.7). Martín Lu­te­ro esc­ri­bió que el rei­no de Dios es ‘un grupo de crey­en­tes cris­ti­a­nos’. For­man una cong­re­ga­ción luc­ha­do­ra sob­re la tier­ra. Miemb­ros del grupo qui­e­ren al­can­zar la cong­re­ga­ción re­go­ci­ja­do­ra, es de­cir, el rei­no de glo­ria en el cie­lo.

¿Cómo es el rei­no de Dios?

Dios ha de­li­ne­a­do las fron­te­ras de su rei­no, así que, no­sot­ros, se­res hu­ma­nos, no po­de­mos al­te­rar­las. Tam­po­co qu­e­re­mos tras­pa­sar los lími­tes, por­que fu­e­ra del rei­no de Dios, es­ta­mos de­ba­jo de la po­tes­tad de las ti­nieb­las y sin Dios. La pará­bo­la del re­dil (Juan 10) sub­ra­ya que se pu­e­de ent­rar en el rei­no de Dios so­la­men­te por la pu­er­ta. Los que tra­tan de ent­rar por ot­ra par­te son ”lad­ro­nes y sal­te­a­do­res”. Jesús dice sob­re como ent­rar: ”Yo soy la pu­er­ta: el que por mí ent­re, será sal­vo” (Juan 10.9). En ot­ro tex­to Jesús ex­hor­ta que ent­re­mos por la pu­er­ta an­gos­ta, a través de la cual, muc­hos qu­er­r­ían ent­rar pero tie­nen im­pe­di­men­tos y no pu­e­den (Lu­cas 13.24).

Se pu­e­de sen­tir­se pro­te­gi­do cu­an­do uno vive en la casa de Dios. Es así, ya que, Jesús pro­me­tió a los su­yos que tendr­ían una vida en abun­dan­cia (Juan 10.10). El cu­en­to del buen sa­ma­ri­ta­no ter­mi­na con la mis­ma pro­me­sa: ”todo lo que gas­tes de más yo te lo pa­garé cu­an­do reg­re­se” (Lu­cas 10.35).

La in­vi­ta­ción de con­ver­tir­se en hijo de Dios

Dios creó a cada uno de no­sot­ros para te­ner la co­mu­nión con Él. Na­ci­mos en la hu­ma­ni­dad, la cual Jesús hab­ía re­di­mi­do. Ya es­ta­ba­mos en el grupo de Dios cu­an­do vi­ni­mos al mun­do. Muc­hos de no­sot­ros per­die­ron la fe de in­fan­cia y qu­e­da­ron apar­ta­dos de Dios y de su rei­no. Sin em­bar­go, Dios nos amó, nos des­pertó y nos llamó al ar­re­pen­ti­mien­to. Los crey­en­tes of­re­cie­ron el evan­ge­lio y pre­di­can el per­don de los pe­ca­dos. Es­to fue hec­ho según el man­da­mien­to de Jesús y en po­der de su Espí­ri­tu.

Así fui­mos tras­la­da­dos del rei­no de las ti­nieb­las al rei­no de Dios. Nos jun­ta­mos con el­los, que hab­ían per­ma­ne­ci­do en la fe des­de la in­fan­cia o que se hab­ían ar­re­pen­ti­do an­tes de no­sot­ros. Tam­bién no­sot­ros em­pe­za­mos a luc­har cont­ra el pe­ca­do, ya que, el de­jar el pe­ca­do es una fruta del ar­re­pen­ti­mien­to. El perdón de los pe­ca­dos trae la paz en la con­cien­cia y da la fu­er­za de aban­do­nar el pe­ca­do.

Se pu­e­de lle­gar a ser uno de los que son de Dios so­la­men­te a través del ar­re­pen­ti­mien­to. Las car­gas del pe­ca­do son qui­ta­das, y uno nace en el rei­no, como un hijo de Dios. En el ar­re­pen­ti­mien­to Dios nos ent­re­ga su Espí­ri­tu San­to. To­dos los que son gui­a­dos por el Espí­ri­tu San­to, son hi­jos de Dios (Ro­ma­nos 8.14). ”Y si al­gu­no no tie­ne el Espí­ri­tu de Cris­to, no es de él (Ro­ma­nos 8.9)”.

Los crey­en­tes son tan pe­ca­mi­no­sos como to­dos los demás, pero Dios les llamó y tuve mi­se­ri­cor­dia de el­los. For­man un temp­lo san­to, una mo­ra­da de Dios en el Espí­ri­tu. El amor, dado por Dios, jun­ta a los crey­en­tes, y es­te edi­fi­cio va a per­ma­ne­cer. (Efe­si­os 2.20–22.)

No te­ne­mos su­fi­cien­te fu­er­za para man­te­ner­nos como crey­en­tes. Ne­ce­si­ta­mos la ob­ra y po­der del Pad­re Ce­les­ti­al. Solo por la fe y por la fu­er­za de Dios po­de­mos lle­gar a la sal­va­ción (1 Ped­ro 1.5). Pre­ci­sa­men­te por eso Dios nos dio el evan­ge­lio.

El Evan­ge­lio es po­der de Dios

El evan­ge­lio es la bu­e­na nu­e­va sob­re Je­suc­ris­to y sob­re la sal­va­ción que Él pre­paró. Se pre­di­ca el evan­ge­lio, cu­an­do se exp­li­can las ob­ras y en­se­ñan­zas de Jesús. Jesús ven­ció las po­tes­ta­des del pe­ca­do, de la mu­er­te y de las ti­nieb­las. Lo esen­ci­al del evan­ge­lio es el perdón de los pe­ca­dos. El evan­ge­lio es la pa­lab­ra de Dios, la cual act­úa en los crey­en­tes (1 Te­sa­lo­ni­cen­ses 2.13). El Espí­ri­tu San­to hace viva la pa­lab­ra. Cu­an­do Jesús habló sob­re la au­to­ri­dad de re­mi­tir y re­te­ner los pe­ca­dos, el dijo: ”To­mad el Espí­ri­tu San­to” (Juan 20.22). Por eso to­dos los crey­en­tes, y so­la­men­te los crey­en­tes, tie­nen el do­mi­nio de per­do­nar los pe­ca­dos. El Espí­ri­tu San­to nos or­denó sa­cer­do­tes.

Cada cris­ti­a­no es un tra­ba­ja­dor en el rei­no de Dios y tie­ne el de­rec­ho y la ta­rea de pre­di­car el evan­ge­lio a los demás. El amor de Cris­to per­su­a­de a que tra­ba­je­mos: acon­se­je­mos a los ot­ros, por­que sa­be­mos, que hay que te­mer al Se­ñor (2 Co­rin­ti­os 5.11, 14). Tam­bién no­sot­ros so­mos en­vi­a­dos al mun­do, de la mis­ma ma­ne­ra que el Pad­re en­vió a Jesús (Juan 20.21).

El evan­ge­lio tie­ne muc­ho po­der: cier­ra el in­fier­no y ab­re el cie­lo. Pab­lo esc­ri­bió a los te­sa­lo­ni­cen­ses: ”Pues nu­est­ro evan­ge­lio no llegó a vo­sot­ros en pa­lab­ras so­la­men­te, sino tam­bién en po­der, en el Espí­ri­tu San­to y en plena cer­ti­dumb­re.” (1 Te­sa­lo­ni­cen­ses 1.5) Aho­ra es nu­est­ro tur­no de aleg­rar­nos por el po­der del evan­ge­lio, de la mis­ma ma­ne­ra que, go­za­ron los jud­íos y grie­gos en su tiem­po (Ro­ma­nos 1.16).

Tex­to: Mau­ri Hy­vä­ri­nen

Pub­li­ca­ción: Vuo­si­kir­ja 2003, Ju­ma­lan pel­ko suo tur­van

Tra­duc­ción: AV

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 11.5.2016

28.5.2020

Kun To­tuu­den Hen­ki tu­lee, hän joh­taa tei­dät tun­te­maan koko to­tuu­den. Joh. 16:13

Viikon kysymys