JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

La reciprocidad entre los cónyuges

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
16.11.2016 12.13

Juttua muokattu:

1.1. 23:39
2020010123395920161116121300

El mat­ri­mo­nio per­te­ne­ce al or­den de la cre­a­ción de Dios. Dios creó al homb­re y la mu­jer en re­la­ción mu­tua, la igu­al­dad, para man­te­ner la vida. El mat­ri­mo­nio no es sólo una cu­es­tión de or­den im­pu­es­to por Dios, sino que tam­bién ha pro­me­ti­do ben­de­cir la unión. Aba­jo de la ben­di­ción de Dios, to­dos los mat­ri­mo­ni­os es­tab­le­ci­dos ap­li­can su man­da­to para nut­rir con­tac­to mu­tuo. En el mat­ri­mo­nio hay una opor­tu­ni­dad de ex­pe­ri­men­tar la gran ri­qu­e­za y el re­ga­lo de la vida, la alegr­ía plan­te­a­do a través de los ni­ños, el mi­lag­ro de cre­ci­mien­to.

Como cóny­u­ges crey­en­tes ex­pe­ri­men­ta­mos una co­ne­xión es­pi­ri­tu­al, y nos gus­tar­ía pe­reg­ri­nar de acu­er­do con nu­est­ra vo­ca­ción. Cree­mos que aba­jo de la inf­lu­en­cia del amor de Dios, te­ne­mos un de­seo es­pi­ri­tu­al de ali­men­tar el bien, pero como se­res hu­ma­nos sen­ti­mos la per­di­da de ha­bi­li­da­des y de fu­er­za en muc­has eta­pas de nu­est­ra vida.

Ala­do de tu co­razón

Cada homb­re, des­de re­to­ño ya a co­no­ci­do de Dios, des­can­sa un mo­men­to ala­do del co­razón de la mad­re. El mi­lag­ro de la cre­a­ción, el na­ci­mien­to, se ac­tu­a­li­za y el re­ga­zo de mad­re da se­gu­ri­dad para el prin­ci­pio de la vida. Na­ce­mos en una re­la­ción de in­te­rac­ción en la cual se res­pon­de al hamb­re, al frío, al do­lor y al can­can­cio.

Cada ser hu­ma­no an­he­la acer­car­se a ot­ra per­so­na, tal como un niño pre­vi­a­men­te al re­ga­zo de su mad­re. Es­ta es la ne­ce­si­dad in­na­ta del homb­re. Ne­ce­si­ta­mos ot­ra per­so­na para com­par­tir ex­pe­rien­ci­as de vida. En el me­jor de los ca­sos, el pro­pio cóny­u­ge es un tipo de per­so­na con qui­en sur­ge la sen­sa­ción del en­cu­ent­ro y la pre­sen­cia. Con su com­pa­nia se pu­e­de na­cer una ex­pe­rien­cia de co­ne­xión que ase­gu­ra que so­mos va­li­o­sos, im­por­tan­tes y qu­e­ri­dos.

El sec­re­to es gran­de

La re­la­ción ent­re Cris­to y la cong­re­ca­ción se com­pa­ra con una re­la­ción de mat­ri­mo­nio ent­re un homb­re y una mu­jer: “Por es­to de­jará el homb­re a su pad­re y a su mad­re, y se unirá a su mu­jer, y los dos serán una sola car­ne. Gran­de es es­te mis­te­rio; mas yo digo es­to res­pec­to de Cris­to y de la ig­le­sia. (Efe­si­os 5 :. 31-32) En el mat­ri­mo­nio, es po­sib­le ap­ren­der la vo­lun­tad última de Dios: “Amarás al Se­ñor tu Dios con todo tu co­razón, y con toda tu al­ma, y con to­das tus fu­er­zas, y con toda tu men­te; y a tu prójimo como a ti mis­mo. “(Lc. 10:27).

Cu­an­do nos ca­sa­mos, cont­ra­e­mos una unión con ot­ra per­so­na. Nos comp­ro­me­te­mos y pro­me­te­mos muc­ho. Des­de la base del ac­to de la cre­a­ción el homb­re tie­ne la ne­ce­si­dad in­na­ta de comp­ro­me­ter­se. La pro­me­sa de unir­se, el de­seo de con­ver­tir­se en una sola car­ne, se pub­li­ca, se au­to­ri­za, se ben­di­ce en la ce­re­mo­nia de boda. Nos comp­ro­me­te­mos a amar­nos uno al ot­ro has­ta la mu­er­te. La vida jun­to con su cóny­u­ge, to­man­do en cu­en­ta uno al ot­ro y sien­do fie­les, nos da la opor­tu­ni­dad para ser la ima­gen de Dios, un in­ter­me­di­a­rio del amor. El mat­ri­mo­nio no se basa úni­ca­men­te en el sen­ti­mien­to de amor, pero es una pro­me­sa y se basa en la vo­lun­tad.

Una sola car­ne

Pab­lo en­señó que “Así tam­bién los ma­ri­dos de­ben amar a sus mu­je­res como a sus mis­mos cu­er­pos. El que ama a su mu­jer, a sí mis­mo se ama. Por­que na­die abor­re­ció jamás a su pro­pia car­ne, sino que la sus­ten­ta y la cui­da, como tam­bién Cris­to a la ig­le­sia. - - Por es­to de­jará el homb­re a su pad­re y a su mad­re, y se unirá a su mu­jer, y los dos serán una sola car­ne.”(Ef 5: 28-29, 31.)

Según nu­est­ra fe la re­la­ción ent­re el homb­re y la mu­jer en el mat­ri­mo­nio es ígual. Cris­to está como la ca­be­za del homb­re y la mu­jer. La ex­pe­rien­cia de la uni­dad es­pi­ri­tu­al, men­tal y física vale la pena. Se nos re­qui­e­re la obe­dien­cia a la pa­lab­ra de Dios y el de­seo de ser obe­dien­te para el cóny­u­ge. Para ser una sola car­ne se ne­ce­ci­ta co­mu­ni­ca­ción en di­fe­ren­tes ni­ve­les de in­te­rac­ción. Re­qui­e­re pa­lab­ras, la len­gua, los oi­dos, los sen­ti­dos, el de­seo de es­cuc­har y oír, el de­seo de exp­re­sar­se a si mis­mo. Es una cosa muy ex­ten­sa.

Ped­ro acon­sejó a las pa­re­jas ca­sa­das: “Como Sara obe­dec­ía a Ab­ra­ham, llamán­do­le se­ñor; de la cual vo­sot­ras hab­éis ve­ni­do a ser hi­jas, si hac­éis el bien, sin te­mer nin­gu­na ame­na­za. – Vo­sot­ros, ma­ri­dos, igu­al­men­te, vi­vid con el­las sa­bi­a­men­te, dan­do ho­nor a la mu­jer como a vaso más frágil, y como a co­he­re­de­ras de la gra­cia de la vida, para que vu­est­ras ora­ci­o­nes no ten­gan es­tor­bo.” (1 Ped­ro 3 : 6-7).

Bi­no­mi­a­les

Vi­vien­do como una sola car­ne re­qui­e­re de los cóny­u­ges amar al ot­ro como a si mis­mo, re­qui­e­re el res­pe­to, la fi­de­li­dad, la con­fi­an­za y la trans­pa­ren­cia. Es im­por­tan­te que am­bos pu­e­dan exp­re­sar lib­re­men­te sus opi­ni­o­nes, sus ne­ce­si­da­des y sus sen­ti­mien­tos. Para es­tar cer­ca de la ot­ra per­so­na de­be­ria ser tan se­gu­ro que pod­ri­a­mos exp­re­sar los sen­ti­mien­tos aun di­fi­ci­les, como la tris­te­za, el mie­do y la ira. Para so­lu­ci­o­nar las cont­ra­dic­ci­o­nes ne­ce­si­ta­mos pe­dir y dar perdón. Cu­an­do cree­mos en el evan­ge­lio, ex­pe­ri­men­ta­mos la gra­cia del co­mien­zo nu­e­vo y re­ci­bi­mos fu­er­zas para con­ver­sar sob­re el asun­to por tan­to tiem­po para que las men­te de los dos se li­be­ren en la ver­dad.

A ve­ces las dis­pu­tas de los cóny­u­ges pu­e­den con­du­cir a la vi­o­len­cia men­tal o física, o la ame­na­za de la vi­o­len­cia. Los sen­ti­mien­tos de los ce­los, de la an­sie­dad, de la so­le­dad y de la dep­re­sión pu­e­den re­ve­lar que no se han pa­ra­do a pen­sar su­fi­cien­te­men­te en los asun­tos. La búsqu­e­da de la ay­u­da de ot­ros crey­en­tes o de los pro­fe­si­o­na­les ref­le­jan el de­seo de ser obe­dien­te a la pa­lab­ra de Dios, el de­seo de cui­dar de sí mis­mo y del ot­ro.

Cu­an­do am­bos cóny­u­ges tie­nen el de­seo de const­ruir una re­la­ción, es po­sib­le aún en una si­tu­a­ción bas­tan­te difí­cil. Hay di­fe­ren­tes eta­pas en el cic­lo na­tu­ral de vida. A ve­ces para lle­gar a una real com­pa­nia de vida se debe ca­mi­nar aún el ca­mi­no ro­co­so. En la com­pa­nia hay pre­sen­cia real y res­pe­tuo­sa, fi­de­li­dad, con­fi­an­za y trans­pa­ren­cia.

El len­gu­a­ge her­mo­so es como las flo­res del cam­po. Una ma­ña­na me­jor se crea hoy por me­dio de una in­te­rac­ción po­si­ti­va. Es­ta está re­la­ci­o­na­da en la en­se­ñan­za de la Bib­lia sob­re los fru­tos del Espí­ri­tu: “Mas el fruto del Espí­ri­tu es amor, gozo, paz, pa­cien­cia, be­nig­ni­dad, bon­dad, fe, man­se­dumb­re y temp­lan­za.” (Gal 5: 22-23).

Tex­to: Rit­va Vat­jus

Pub­li­ca­ción: Ajan­koh­tais­ta 2012, Ju­ma­lan val­ta­kun­ta muut­tu­vas­sa ajas­sa (Anu­a­rio 2012, El rei­no de Dios en tiem­po cam­bi­an­te)

Tra­duc­ción: Ve­ro­ni­ka y Da­vid Na­vas

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 16.11.2016

16.7.2024

Herra sanoi Moosekselle: ”Minä olen sinun isäsi Jumala, Abrahamin, Iisakin ja Jaakobin Jumala.” Silloin Mooses peitti kasvonsa, sillä hän pelkäsi katsoa Jumalaa. 2. Moos. 3:6

Viikon kysymys